La invisible revolución de Raspberry Pi

La invisible revolución de Raspberry Pi

Ya llevan millones de unidades vendidas para un proyecto que no esperaba más de 10.000.

En todos los sentidos, Raspberry Pi es un éxito. Este pequeñísimo PC, que casi entra en la palma de tu mano, está especialmente diseñado para ser compacto y extremadamente simple. Su función es la de tener una plataforma y que cualquier persona pueda crear proyectos con esta diminuta computadora.

Sin una docena de conexiones, salidas de vídeo o procesadores de última generación, Raspberry Pi es el gran éxito que el hardware abierto necesitaba. Un proyecto creado bajo el ala de una fundación que pensaba podrían vender unas 10.000 unidades en toda su vida, se confirma como un éxito al conocerse que llevan 3.8 millones de unidades vendidas.

 

Tan solo necesitas una conexión USB para encenderlo, una tarjeta SD con un sistema operativo, y conectarlo a un monitor, ratón y teclado para empezar a usarlo.

Esta pequeña máquina ha logrado una gran aceptación entre el público hacker de hardware y entre el mundo académico; al ser barata, les permite tener una plataforma abierta y libre donde poder enseñar programación, robótica y otros usos de la tecnología. Los nuevos modelos de Raspberry Pi apenas cuestan 35€ o USD$35, un precio muy atractivo para todos los públicos.

Pero Raspberry abrió los ojos a muchas personas sobre lo que es capaz de hacerse con un pequeño PC cuyas características son simples. Su falta de mejor hardware se compensa con su potencial abierto y listo para instalarse en prácticamente cualquier idea que tengas. ¡Enhorabuena!

Foto portada (cc) Rain Rabbit