¿Qué dice la nueva filtración del acuerdo secreto TPP?

¿Qué dice la nueva filtración del acuerdo secreto TPP?

WikiLeaks ha filtrado un nuevo borrador de este acuerdo que afecta a México, Chile y Perú.

Este jueves 16, WikiLeaks ha hecho otra filtración sobre el acuerdo secreto TPP (o Acuerdo de Asociación Transpacífico, en español). En esta ocasión, el documento corresponde a un borrador del capítulo de propiedad intelectual de las negociaciones entabladas en mayo de 2014 entre los países firmantes – entre los que se encuentran Chile, Perú y México.

WikiLeaks ya había filtrado una versión de este capítulo en noviembre de 2013, en el que se veían retrocesos en temas digitales como la extensión de la protección del copyright hasta 100 años después de la muerte del autor; sanciones contra el desbloqueo de candados de DRM; o considerar a los ISP como responsables de las infracciones por descargas cometidas por los usuarios.

¿Qué hay de nuevo con esta filtración? Desafortunadamente, una visión aún muy restrictiva que nos afectará a todos quienes vivimos en los países que suscriben el acuerdo.

TPP y tus derechos digitales

Esta nueva versión no es nada alentadora. Tal como advierte la ONG chilena Derechos Digitales, hay muy pocas novedades respecto al borrador de 2013.

El texto que publica hoy WikiLeaks deja en evidencia que los avances en materia de derechos de autor son muy escasos luego de cuatro años de negociación ya un año desde la última filtración. Y allí donde hay avances, estos no hacen sino fortalecer la posición intransigente de los negociadores de los Estados Unidos y evidenciar el poco apoyo de posiciones de los países en desarrollo, donde muchos de ellos posiblemente ya han cedido a las presiones del gobierno del presidente Obama y están dispuestos a firmar a toda costa un tratado que podría eventualmente darle algunas cuotas de mercado a cambio de compromisos regulatorios de largo plazo.

En otro de los análisis de Derechos Digitales al documento, el abogado Alberto Cerda señala que el TPP impondrá un espionaje electrónico mucho más severo, ya que los ISP tienen la obligación de combatir las infracciones de copyright (el intercambio de archivos, las descargas) para evitar las sanciones económicas de los Estados. Esto podría llegar a un grado orwelliano, como explica el autor:

El TPP incluye disposiciones que extenderían la obligación de espiar no solo a las empresas prestadoras de servicios, sino que a “toda persona”, ya sea natural o jurídica. En otras palabras, estará obligado a espiar el administrador de una red wifi abierta en un restaurante o tu cibercafé favorito, las bibliotecas y escuelas públicas, e incluso aquel vecino que comparte su conexión WiFi al mantenerla accesible y abierta a otros.

La preocupación central es que TPP permite que exista mayor vigilancia a las telecomunicaciones bajo el pretexto del combate a las descargas ilegales. Además, el TPP establece que el infractor deba indemnizar al creador, lo que en países como Estados Unidos ha generado casos de abuso mediante demandas colectivas.

También los medicamentos

Otra de las áreas sensibles que es afectada por el acuerdo es la duración de las patentes médicas. En el documento filtrado en 2013, se establece la extensión de la duración de las patentes, lo que demora la aparición de medicamentos genéricos. En muchos países, como en México, los medicamentos genéricos son usados por ley dentro de los organismos de salud pública.

A propósito de la reciente filtración de WikiLeaks, la organización Médicos Sin Fronteras ha publicado un posicionamiento en el que señala que TPP tendrá un impacto negativo en el acceso asequible a medicamentos e incidirá en la salud de millones de personas en la región. También han puesto a disposición un informe que puedes consultar en Issuu.

Si deseas mayor información sobre esta filtración, puedes consultar los análisis de la organización Public Citizen. Si te interesa saber qué se está haciendo a nivel América Latina (en especial, en Chile) para detener este acuerdo, te invitamos a ingresar a TPP Abierto.