MPAA prohíbe uso de tecnología portable en cines estadounidenses

MPAA prohíbe uso de tecnología portable en cines estadounidenses

Google Glass y demás dispositivos de este tipo deberán ser apagados y guardados durante las películas

La Asociación Cinematográfica de América (MPAA, por sus siglas en inglés) actualizó su política para combatir la piratería en Estados Unidos, especificando que los dispositivos portables como Google Glass tendrán que apagarse y guardarse durante la transmisión de una película en las salas de cine.

El aviso, hecho en conjunto con la Asociación Nacional de Propietarios de Teatro de Estados Unidos (NATO), advierte que los usuarios que se nieguen a guardar sus dispositivos de grabación podrían ser expulsados de la sala. Además, si un gerente de cine sospecha que se está llevando a cabo una grabación ilegal, se le llamará a las autoridades pertinentes para determinar qué acciones tomar.

Cabe recordar que, en enero, la MPAA emitió un confuso comunicado en el que dijo que Google Glass no es una amenaza para el robo de contenido, pero que los teléfonos móviles y las cámaras en las monturas de gafas sí presentan un peligro en cuanto al robo de contenido.

Pocos días antes del comunicado de enero, una persona fue detenida por agentes federales por utilizar Google Glass durante la transmisión de una película en el cine. El usuario explicó que necesitaba sus gafas por tener cristales con aumento, y aseguró haber apagado el dispositivo al entrar a la sala, pero los agentes, al no creerle, lo sometieron a un interrogatorio.

Por su parte, en junio, la cadena de cines estadounidense, Alamo Drafthouse, prohibió el uso de Google Glass en sus salas, argumentando que quieren evitar no sólo la piratería, sino las distracciones negativas para quienes usan el dispositivo y para quienes le rodean.

Ahora, todos los cines de Estados Unidos seguirán los pasos de Reino Unido pues, a finales de junio, el país europeo prohibió Google Glass en las salas de cine para evitar la posibilidad de que los usuarios graben una película.

Podríamos preguntarnos qué pasará con aquellos que dependen de Google Glass cuando se trata de la versión con gafas de aumento, pero por ahora la tecnología no es tan accesible como para que lo usen suficientes personas en las salas de cine, posible razón por la que la nueva política no abarca este tema.