Un símil de agujero negro para estudiar la radiación de Hawking

Un símil de agujero negro para estudiar la radiación de Hawking

38 años después después de la predicción de la radiación de Hawking nos acercamos a tener un experimento que la pueda recrear en laboratorio.

Los agujeros negros han sido el alza y la caída de Stephen Hawking. En 1976 postuló que los agujeros negros emiten radiación, una cantidad mayor de masa a la que se gana y que eventualmente causa su evaporación. Esta es una de las razones por las cuales los científicos estaban seguros que el Gran Colisionador de Hadrones del CERN no iba a crear agujeros negros que se tragaran completa a la Tierra.

Ahora, 38 años después de que Hawking se hiciera un nombre en la ciencia con su descubrimiento, se ha creado un símil de un agujero negro utilizando ondas de sonido en un fluido ultra frío. El modelo se puede usar para tratar de explicar la “paradoja de la información”, uno de los problemas abiertos en el estudio de los agujeros negros e, irónicamente,  la desgracia científica de Hawking.

(PD) NASA / Wikimedia Commons

¿Qué es la paradoja de la información?

Este problema es un resultado de la combinación de la mecánica cuántica y la teoría general de la relatividad. El asunto es que la información sobre un estado –toda la información que describe cómo se debería de comportar la materia– aparentemente se pierde en un agujero negro, y en el proceso viola el determinismo. Es decir, ¿cómo puede haber un estado si no existe la información del estado previo?

Una de las teorías es que la información podría escapar en la radiación de Hawking –esa que, como ya dijimos, emiten los agujeros negros–. Sabiendo que nunca hemos podido medir la radiación de Hawking directamente, sólo nos queda tratar de modelar un símil de agujero negro en laboratorio.

Por eso la Universidad de Technion en Israel se dedicó a manipular átomos de rubidio con un láser para atrapar ondas y simular las condiciones de la frontera de un agujero negro.

El modelo solo logra imitar la radiación en una frecuencia, pero es lo más cercano que hemos estado de detectar la radiación de Hawking, por lo que el asunto promete y mucho para tratar de conciliar la gravedad del agujero con la mecánica cuántica. Mientras tanto Stephen Hawking tendrá tiempo para preparar argumentos sólidos (y no sólo opiniones) para resolver el problema.