[metroimage ids=”38-170967,38-170968,38-170969,38-170970,38-170971,38-170972,38-170975,38-170978,38-170980,38-170983,38-170984,38-170986,38-170988,38-170990,38-170992,38-170995,38-170996,38-170998,38-170999,38-171000,38-171001,38-171003,38-171005,38-171008,38-171010,38-171013,38-171014,38-171015,38-171016,38-171017,38-171019,38-171020,38-171021,38-171022,38-171024,38-171026,38-171028,38-171029,38-171031,38-171033,38-171035,38-171036,38-171037,38-171038,38-171040,38-171042,38-171045,38-171047,38-171049,38-171050″ imagesize=”large”]

Las monstruosidades de NBA 2K15 y su captura facial

Los Monstars regresan.

Una de las novedades de NBA 2K15 está en la posibilidad de escanear el rostro del usuario para incluirlo en el juego. El proceso se hace gracias a Kinect o la PS Camera en las consolas de nueva generación y cuando funciona, sus resultados son más o menos acertados.

Pero cuando no resulta bien, pasa lo que se ve en las imágenes de arriba (vía Imgur). Los resultados son monstruosos.

El problema del escaneo facial es que el proceso es en general muy tedioso. Lo ideal es sostener la cámara con las manos a la altura de los ojos, pero esta acción toma varios minutos y además hay que ir girando la cabeza de izquierda a derecha lentamente. Y el sistema muy rápidamente pierde el registro al más mínimo movimiento en falso.

Durante el día de ayer estuve por 90 minutos tratando de realizarlo y si bien finalmente lo conseguí a medias (la foto de abajo es bastante precisa, considerando los problemas), creo que es algo que no quiero hacer de nuevo.

Pese a la ceja en la sien, al menos no terminé como los tipos de las fotos. Quienes tengan el juego y hayan hecho el proceso con resultados extraordinarios, siéntanse libres de compartir sus mejores imágenes.