Desarrollan chip implantable recargable por ultrasonido

Desarrollan chip implantable recargable por ultrasonido

Se compone de un material que produce energía bajo presión, dado el alcance de las ondas ultrasónicas.

Los chips usados por la medicina actual ayudan a monitorear la salud de los pacientes y administrar algunos tratamientos, pero para su funcionamiento requieren energía, ya sea a partir de baterías, o bien deben ser recargados por medio de cables. Gracias a investigadores de la Universidad de Stanford, esto podría cambiar en el futuro mediante el uso de ondas ultrasónicas y material potenciado por piezoelectricidad para recargar de manera inalámbrica estos pequeños dispositivos electrónicos.

La idea de los “chips inteligentes” se basa en su programación para realizar tareas médicas, ya que proporcionan detalles con una precisión casi exacta. Para este nuevo desarrollo, el funcionamiento es el mismo, salvo que se caracteriza por la manera de aprovechar el sonido para mantener en operación los componentes que lo integran.

Los ingenieros decidieron utilizar la técnica ultrasónica, dada su amplia gama de aplicaciones en la medicina sin que pueda ocasionar problemas para la salud. Sin embargo, tuvieron qué arreglárselas para que dicha aplicación ayudara a generar energía, encontrando la respuesta en un material piezoeléctrico, el cual generan electricidad cuando es puesto bajo presión.

El uso de ondas ultrasónicas apuntadas directamente al material ejercen presión sobre su estructura molecular, y cuando ésta disminuye recuperará su forma original, generando una pequeña carga de energía cada vez que el material se comprime y descomprime. Esto sucede hasta un millón de veces por segundo, generando energía suficiente para el chip.

Los investigadores creen que en el futuro su desarrollo ayude a la generación de nuevos implantes para evolución de la medicina, específicamente para el estudio del sistema nervioso o enfermedades como el Parkinson. El primer prototipo tiene el tamaño de la punta de un bolígrafo, pero como siguiente paso ya se encuentran trabajando con expertos en ultrasonido para disminuir su volumen.