Creador de Google Wallet prepara un terminal de pagos basado en Android

Creador de Google Wallet prepara un terminal de pagos basado en Android

La navaja suiza de los pagos que permite pagar vía tarjeta de crédito, NFC, códigos QR y Bluetooth.

Omar Bedier es la cabeza de Poynt, la compañía a cargo del terminal que muy probablemente tomará popularidad en las tiendas norteamericanas a partir del 2015 por un precio de USD $299, con miras al avance tecnológico de los pagos, ofreciendo diversas formas de pago para todo tipo de usuario.

El terminal está basado en una variante del sistema operativo Android, el cual ofrece una interfaz para elegir la forma de pago, sea con tarjeta de crédito a través de una banda magnética, tarjeta con chip, pagos con el smartphone vía NFC, por medio de códigos QR y hasta por Bluetooth con beacon. Además, incorpora una mini impresora para los recibos.

Este dispositivo es muy similar a cualquier terminal de tarjetas de crédito, al menos en cuanto a forma y tamaño. Además de estas características, también dispone de una API que permite a los desarrolladores crear aplicaciones que puedan utilizarse con el terminal.

El futuro de esta navaja suiza para los pagos podría estar asegurado, ya que tiene contratos con bancos que apoyan la norma EMV y que están dispuestos a promocionarlo a las tiendas minoristas, así como a las grandes empresas. Bedier recomienda usarse en establecimientos que alcancen ventas de entre USD $20 mil, hasta los USD $10 millones al año.

Su creador ha trabajado en proyectos de gran magnitud como Google Wallet y como líder en una de las compañías con mayor experiencia en este tipo de servicios y compras en línea, PayPal. En la actualidad, Bedier es consejero de diversas empresas de pago, por lo que conoce a grandes rasgos lo que esto significa a futuro.

La tecnología existente para realizar pagos con facilidad no se ha vuelto un estándar en la mayor parte de los establecimientos,así que la apuesta de Poynt significa más que un capricho por adelantarse a los próximos 10 años, pues pretende resolver un problema de consumo al momento de elegir la forma de pago que más le convenga al usuario.