Cómicos españoles usan reconocimiento facial para cobrar por cada risa provocada

Cómicos españoles usan reconocimiento facial para cobrar por cada risa provocada

Local de comedia en vivo en Barcelona cobra 30 céntimos de euro por cada risa hasta un tope máximo de 24 euros.

Un recinto de comedia en vivo en Barcelona está experimentando una novedosa iniciativa que busca utilizar tecnología de reconocimiento de rostros para así cobrar a los asistentes en base a cuánto disfrutaron el espectáculo.

Mediante un software especial instalado en tablets que se montan en la parte de atrás de cada asiento del teatro Teatreneu, los responsables del proyecto podrán detectar las reacciones en los rostros de los asistentes y cobrarles a cada uno 30 céntimos de euro por cada risa que emitan, hasta un tope máximo de 24 euros.

Hasta el momento, el experimento ha tenido resultados positivos, y en contraste al costo fijo de la entrada desde antes de la iniciativa (15 euros y 30 céntimos), el local recibe unos 6 euros más por cada cliente.