Aprender nuevas palabras es igual de placentero que ganar dinero

Aprender nuevas palabras es igual de placentero que ganar dinero

Un estudio de la U. de Barcelona reveló que se activan las mismas zonas de recompensa cuando se gana dinero en un juego de azar que cuando se aprende una nueva palabra.

Si eres como yo entonces es muy probable que hayas perdido horas buscando y aprendiendo palabras nuevas en idiomas en los que jamás serás fluido, pero resulta mucho más elegante decir “estuve Iktsuarpok por la pizza” que “estuve saliendo en repetidas ocasiones para verificar si el ruido que escuché en la calle era el repartidor de la pizza”. Y, ahora, según un estudio publicado en “Current Biology” podemos decir que, también, es más placentero.

El estudio de la Universidad de Barcelona encontró que aprender una nueva palabra estimula el núcleo accumbens, una parte del cuerpo estriado del cerebro que se encarga de procesar las recompensas. La misma zona que se estimula cuando se consume comida, se tiene sexo o se consumen drogas, esto ayuda a los adultos a aprender un segundo, tercer o ene idioma.

El objetivo principal del estudio fue tratar de entender hasta que punto el aprendizaje de idiomas está vinculado con los sistemas de recompensa y motivación del cerebro. Estos mecanismos son bastante más viejos que los del idioma desde un punto de vista evolutivo. Este descubrimiento arroja un poco de luz sobre nuestra necesidad de comunicarnos y podría ayudar a crear nuevas teorías alrededor de como afectó esto nuestra relación con el lenguaje.

El experimento reclutó a 36 adultos y los sometió a dos sesiones de resonancia magnética, durante las sesiones se les pidió a los participantes que realizaran dos tareas diferentes, la primera era memorizar algunas palabras y sus significados, la segunda actividad consistía en apostar. El resultado fue concluyente, el núcleo accumbens se estimuló cuando la persona ganaba dinero y cuando infería y aprendía el significado de la nueva palabra.