Aplicación promete controlar el teléfono como el Kinect con la cámara

Aplicación promete controlar el teléfono como el Kinect con la cámara

Un algoritmo de reconocimiento de gestos basta para controlar algunas funciones del smartphone.

Investigadores de Escuela Politécnica Federal de  Zúrich y de Microsoft Research han desarrollado un algoritmo en aplicación que permite reconocer los gestos de la mano para manipular el contenido de la pantalla del smartphone a través de la cámara.

Mientras que otros métodos requieren un potente hardware, una aplicación bastaría para reconocer los movimientos de la mano y ejecutar una acción al realizar comparaciones con la base de datos. De esta manera logra ejecutar el comando asociado con el gesto.

Sistemas de reconocimiento más sofisticados como Kinect hacen uso de sensores y cámaras para determinar la profundidad, mientras que el algoritmo lo hace comprendiendo la distancia de la mano con respecto a la cámara, en base al reconocimiento del tamaño de esta en relación con el acercamiento.

La aplicación sólo puede reconocer hasta seis gestos diferentes, pero Jie Song, autor del algoritmo, sugiere que es posible preparar un número casi ilimitado de gestos, pero esto depende de la ambigüedad del contorno de la mano, pues causaría una confusión al momento de reconocer el movimiento.

El impacto de este algoritmo destaca en la independencia de hardware extra, además de un consumo excesivo de memoria, a diferencia de los sistemas de reconocimiento existentes. Esto satisface la idea de un día llegar a utilizarse en la mayoría de smartphones, tablets, relojes inteligentes y -por qué no- gafas de realidad aumentada sin requerir mayores características.

Otmar Hilliges, investigador y profesor de Ciencias de la Computación que atiende al estudiante Song, dice que en el futuro este desarrollo podría ser considerado en el mercado por su sencilla implementación, pero destaca que no necesariamente debe sustituir el funcionamiento del la pantalla táctil, sino más bien se trata de un complemento.

Por una parte, aunque el algoritmo parece bastante prometedor y no es supuesto utilizarse con la cámara frontal del teléfono, utilizar ambas manos para controlar el dispositivo no parece el método de control más efectivo, pero abre puertas a desarrollos con hardware limitado y predispone a la comunidad de desarrolladores acaparar todo su potencial.