[metroimage ids=”38-171940,38-171942,38-171943,38-171944,38-171945,38-171947,38-171948,38-171949,38-171950,38-171951,38-171952,38-171954,38-171956,38-171957,38-171958,38-171959″ imagesize=”large”]

10 años de San Andreas

Grove Street 4 Life.

Un día como ayer, el 26 de octubre de 2004 se lanzó a la venta por primera vez Grand Theft Auto: San Andreas en PlayStation 2.

Demás está mencionar la importancia de aquel juego para la saga; San Andreas es y será siempre uno de los más recordados de la franquicia, por el salto de calidad que significó para sus dos antecesores directos y también como cierre de la trilogía comenzada tres años antes con Grand Theft Auto III.

San Andreas trajo consigo un buen puñado de aumentos -creo que esa es la palabra correcta- respecto a lo visto hasta Vice City. Uno de ellos, el tamaño del mapa; las ciudades individuales dieron paso a un estado completo (de ahí el nombre del juego) que además de Los Santos incluyó a San Fierro y Las Venturas. Y entre medio, algo de campo, una gran montaña y una buena cantidad de sectores rurales por los que pasearse.

Para los interesados en las historias, quizás lo más interesante estuvo en la narrativa. San Andreas se alejó del concepto del mafioso tradicional visto en GTA III o Vice City para llevar el guión hacia la clase baja y los barrios negros de Los Angeles (Los Santos). El regreso al vecindario de Carl Johnson nunca fue sencillo, ni por sus motivos iniciales ni por lo que sucedió después con Tenpenny y los otros oficiales con un registro no tan limpio.

Como siempre en la saga, Rockstar se las arregló para representar y satirizar de excelente forma el contexto histórico de su ambientación. En este caso, el regreso a la California de comienzo de los 90, medio convulsionada por las protestas civiles que generaron bastante revuelo en Los Angeles y que aparecen también en el juego. Por su lado, las radios hicieron muy bien su trabajo dándole sonidos y texturas a los paseos entre Los Santos y San Fierro, especialmente la estación de rock que incluía canciones que se convirtieron en clásicos.

Quizás lo que más extrañan muchos jugadores de San Andreas fue la personalización del personaje principal, algo que se perdió en las siguientes entregas de GTA. El sistema era sencillo, pero agregaba varias capas de profundidad a CJ dado que varios detalles se podrían personalizar. Además de la ropa -lo usual-, había que ir al gimnasio para que el personaje estuviera en forma, pasar regularmente por restaurantes para mantenerse saludable y hasta se podían aprender diferentes estilos de combate.

Y por supuesto, San Andreas no podía quedar ajeno a la controversia. En este caso fue el archiconocido Hot Coffee, un minijuego de corte sexual que fue eliminado del juego pero no totalmente de los datos del disco; tiempo después de estrenado fue descubierto por un modder, causando gran revuelo en la comunidad en general y generando algunos daños colaterales a Rockstar Games.

San Andreas significó el fin de una era para la serie. Con GTA IV, Rockstar quiso dar un giro radical respecto a los juegos anteriores, enfocándose en mayor “densidad y realismo” antes que el desenfreno más habitual de la trilogía III/Vice City/San Andreas. Este fue también el último juego donde actores de renombre prestaran sus voces al juego; de ahí en adelante, las cosas serían al revés y algunos actores no tan conocidos antes aumentarían su reputación gracias al juego, como el caso de Steven Ogg.

Mucha gente recuerda a San Andreas como el punto cúlmine de la saga. Para muchos fue el mejor de los tres de la era PlayStation 2 y en parte tienen harto de razón: fue, definitivamente, el más completo en cuanto a contenido y opciones. Las actividades eran variadas, el reparto de personajes estaba bien desarrollado y, además de ser largo, las misiones en general no eran ni repetitivas ni se hacían pesadas. Fuera de algunos peaks de dificultad, las 30 horas aproximadas que duraba el juego eran un buen paseo.

Grand Theft Auto San Andreas fue el juego más vendido de PlayStation 2 y un éxito en prácticamente todas las plataformas donde se lanzó; hasta la fecha se han vendido casi 30 millones de unidaes. Su impacto cultural entre los juegos en general fue importante y tanto así que hasta la propia Rockstar revivió la mítica Grove Street en GTA V. Un hecho inédito considerando que los universos de la era “GTA III” y la era “HD” no tienen ninguna relación entre sí más que el nombre de las ciudades.

CJ y sus secuaces popularizaron la frase Grove Street 4 Life (“Grove Street de por vida”), que a 10 años de su nacimiento trasciende más allá del juego mismo. Hoy Grove Street 4 Life significa algo no solo para los muchachos de Ganton, sino para todos los que iniciaron sus andanzas por el estado de San Andreas justamente en aquella calle.

Grove Street 4 Life.