Usuarios ceden su privacidad a cambio de pagos

Usuarios ceden su privacidad a cambio de pagos

Algunas personas han decidido dejar de luchar por defender su privacidad a cambio de ofertas o dinero.

Históricamente, la privacidad en Internet ha sido un tema delicado. Sin embargo, la atención prestada al tema se incrementó a raíz de las revelaciones de Edward Snowden sobre los programas de vigilancia masiva en Estados Unidos. A estas filtraciones se sumaron noticias que mostraban que otros países también llevaban a cabo tareas parecidas a las realizadas por la NSA.

Debido a esto, los esfuerzos de organizaciones y activistas a nivel internacional se han centrado en aumentar las medidas para proteger la privacidad. Clientes de correo como ProtonMail o plugins como End-to-end se han sumado a una gran variedad de servicios y aplicaciones basados en Internet como Tor.

Sin embargo, las herramientas para ejercer vigilancia masiva son diversas y los riesgos provienen desde diversos frentes. En algunas naciones –como Turquía, México o el Reino Unido– las operadoras de telefonía móvil cuentan con la obligación de recabar y retener los datos personales de sus clientes. También algunas empresas de tecnología han despertado dudas por las características de sus servicios, que cuentan con la capacidad de monitorear continuamente la actividad de sus usuarios.

En este contexto, una empresa de San Diego llamada Luth Research ha decidido sacar ventaja de las herramientas que hacen posible el monitoreo a los usuarios de servicios de telecomunicaciones móviles. MIT Technology Review reporta que esta compañía ha decidido impulsar un servicio en el que, a cambio de aproximadamente USD $100 al mes, los usuarios aceptan que su actividad en computadoras, teléfonos inteligentes o tabletas sea monitoreada de manera continua.

La empresa no accede al contenido de los mensajes, pero sí a la información relativa a dónde está en cualquier momento dado el usuario de un smartphone, qué sitios web visita, qué preguntas le hace a Google y con qué frecuencia se conecta a Twitter.

Los fines del servicio –llamado ZQ Intelligence– son comerciales. Entre sus clientes se encuentran empresas como Subway, Microsoft y Netflix, que recurren a los servicios de Luth Research para conocer mejor a sus usuarios y así elegir los mejores destinos para sus presupuestos de publicidad.

De momento, Luth Research cuenta con cerca de 20.000 usuarios inscritos a través de una computadora y 6.000 a través de un teléfono inteligente. La ventaja –si es que se le puede llamar así– es que los usuarios pueden desinstalar el software de la empresa en cualquier momento, como lo que el monitoreo –y el pago– termina… o al menos eso asegura la empresa.