El Internet Slowdown Day fue un éxito

El Internet Slowdown Day fue un éxito

La jornada de protesta produjo hasta 1.000 llamadas por minuto a los congresistas estadounidenses.

Ante el riesgo de que la Comisión Federal de Comunicaciones (Federal Communications Commission, FCC) apruebe el uso de vías rápidas para gestionar el tráfico en Internet de aquellas empresas que puedan pagarlo, un bloque de empresas e individuos convocaron a una jornada de protesta a la que llamaron el Internet Slowdown Day. Durante la manifestación, los sitios que se unieron a la jornada aparentemente hicieron más lenta su carga y mostraron un mensaje pidiendo a sus visitantes que contactaran a sus congresistas para defender la neutralidad de la red.

La idea de la protesta era hacer visible la transformación que podría sufrir Internet con la existencia de tales vías rápidas. Las manifestaciones adquirieron diversas formas, entre las que destacó la implementada por Clickhole. Este sitio mostró una serie de fotografías de koalas que se negaron a cargar como forma de protesta a favor de la neutralidad de la red.

De acuerdo con Free Press, el Internet Slowdown Day fue tan exitoso que llegó a provocar que el Congreso de los Estados Unidos recibiera hasta 1.000 llamadas por minuto de ciudadanos que se unieron a la jornada de protesta. Por otra parte, The Guardian reportó que  algunos gigantes tecnológicos como Netflix, Foursquare y Mozilla se unieron a la protesta.

Pornhub fue otro de los sitios que se unió al Internet Slowdown Day. A través de una portavoz, uno de los sitios más famosos de la industria del porno informó en Reddit que el mensaje no afectaría la velocidad de descarga de los videos alojados en la plataforma:

Mostraremos un widget oficial de batlleforthenet.com. No interrumpiremos la transmisión ni transmitiremos tu porno a una velocidad más lenta. Habrá un gran mensaje frente a tu rostro que los usuarios tendrán que cerrar. Esperamos alcanzar alrededor de 50 millones de personas el 10 de septiembre.

Lo importante de esta jornada de protesta, independientemente del número de llamadas alcanzadas ante los congresistas estadounidense, es que otorgó visibilidad a un tema tan importante para el futuro de Internet. Al mismo tiempo, demuestra la popularidad que puede tener un tema tan técnico cuando sus implicaciones afectan a la mayoría de los usuarios finales de la red.