[metroimage ids=”38-278706,38-278716,38-278722,38-278725,38-278730,38-278733″ imagesize=”large”]

¿Samsung podrá seducir a los usuarios con sus pantallas curvas? #IFA2014

Hay un inusual aliado de los fabricantes de televisores curvos: Nuestra mente.

En la feria IFA 2014, Samsung mostró sus nuevos televisores curvos Ultra HD (4K), apostando todas sus fichas a que estos enormes televisores con una ligera curvatura eventualmente triunfarán en el mercado. ¿La joya de la corona en la feria IFA de Samsung? La revelación de un gigantesco televisor doblable de 105 pulgadas, que en el video de abajo pueden ver en acción doblándose:

En la conferencia de lanzamiento Samsung afirmó que “hemos triplicado nuestra línea” de televisores curvos, y en su stand uno puede apreciar una gran cantidad y variedad de televisores curvos con 17 modelos diferentes tanto Full HD como 4K, los que van desde las 48 pulgadas hasta las 105 pulgadas.

La apuesta por los televisores curvos es difícil y hay muchos escépticos. Sin embargo, hay un punto que no podemos dejar por alto, y es que a medida que pasan los años el valor de los televisores desciende permanentemente a medida que su tamaño y prestaciones técnicas aumentan.

Es por ésto que si bien el valor de un televisor curvo es algo más subjetivo que realmente tangible (hay que tener un ojo particularmente agudo para apreciar las ventajas de una curvatura en la calidad de la imagen), ésto no significa que eventualmente su precio podría descender hasta que esté al alcance de todas las personas, tal como hoy en día es la norma que los televisores tengan una entrada USB, siendo que hace 10 años atrás se podría haber percibido como un lujo innecesario.

Uno podría interpretar ciertas señales de que Samsung también está consciente que es una apuesta difícil. En la conferencia de lanzamiento en cierto momento recurrieron al argumento de que las personas preferían objetos con líneas curvas por sobre las líneas rectas.

Puede parecer curioso, pero es científicamente cierto. Un estudio de la Universidad de Harvard en 2007 encontró que los objetos con líneas rectas nos producen sutilmente una especie de ansiedad, una sensación de peligro inminente (específicamente, nos activa la amígdala cerebral). Sin embargo, los objetos curvos nos dan una sensación de confort, de seguridad.

El efecto bouba/kiki

De hecho, las formas curvas o rectas incluso influyen en nuestro vocabulario. Hay un famoso experimento con décadas de antigüedad, y que se ha realizado numerosas veces desde 1929, donde le piden a personas de varios lugares del mundo y con distinto bagaje cultural que asocien las palabras “bouba” y “kiki” a las figuras de la imagen inferior.

¿Cuál creen que es “bouba” y cuál es “kiki”? Entre el 95% y el 98% de las personas coinciden con que “kiki” es la figura de la izquierda, y “bouba” la de la derecha. Incluso cuando han realizado el experimento en niños de 2 años y medio que no sabían leer.

Mi apuesta es que los televisores curvos eventualmente despegarán en el mercado, pero tomará tiempo. El día que una persona necesite renovar su televisor y tenga frente suyo dos pantallas de igual costo y las mismas prestaciones técnicas, pero uno curvo y otro plano, probablemente optará por el televisor curvo. A mi parecer, como casi siempre, es un asunto de presupuesto, pero sin duda que la sicología humana ayudará bastante en la decisión.