Reportaje pone en duda la seguridad del Boeing 787 Dreamliner

Reportaje pone en duda la seguridad del Boeing 787 Dreamliner

Al Jazeera publica un demoledor documental sobre la seguridad del Boeing 787 Dreamliner.

Boeing ha sido durante décadas uno de los mayores fabricantes de aviones del mundo, hoy en día sigue ostentando ese título junto a la europea Airbus, que combinadas tienen prácticamente todo el mercado de grandes aeronaves. Una de sus grandes apuestas para esta década ha sido el nuevo Boeing 787 Dreamliner, afectado por continuos retrasos.

Ya en 2012 pudimos ver de primera mano este enorme avión, que marca la nueva era de los aviones comerciales para Boeing. Pero no duró mucho la fiesta, para principios de 2013 graves problemas en las baterías de litio de estos aviones, hasta el punto de llevarlas a la combustión, provocó que todos los modelos de este avión fuesen retirados de circulación temporalmente. Así lo describimos en su momento.

La batería está instalada en una sala eléctrica bajo la cabina de control. Según dijo el inspector de seguridad Hideyo Kosugi a NHK, ésta se había hinchado y filtrado líquido electrólito, que cayó a través del suelo hacia fuera de la aeronave. También se encontraron marcas de quemaduras alrededor de la batería, aunque no parecía haber creado fuego.

El problema de la batería ha sido el problema público más importante para esta línea de aviones de Boeing, pero según el reportaje de Al Jazeera este avión tiene muchos más problemas.

Esta cadena ha dedicado una sección especial y un documental de casi 50 minutos a todos los problemas que ha generado el llamado Dreamliner. Desde sus problemas con las baterías, de fuselaje, construcción y hasta de la cultura que ha cambiado en Boeing debido a su unión con McDonnell Douglas.

El programa de Al Jazeera es demoledor para Boeing, que marca la fabricación del Dreamliner en su planta de Carolina del Norte como el principal problema. Boeing es una empresa de Seattle y una de las empresas más importantes de esta ciudad y del estado de Washington, por lo que indica el mismo programa hay clientes de Boeing que han llegado a pedir exclusivamente 787 fabricados sólo en Seattle.

Aunque Boeing ha respondido a este programa, las dudas quedan sembradas tras ver el proceso de fabricación y el enorme esfuerzo en recortes de fabricación que el programa indica.

Cuando fuimos contactados por primera vez por los productores, se les acomodó en orden para producir un informe justo y objetivo, facilitar el acceso a la fábrica, entrevistas y proporcionar respuestas completas y abiertas a sus preguntas.

La respuesta de Boeing es clara, pero de lejos satisfactoria ante tales acusaciones.

El colapso de su cultura corporativa por hacer aviones de primera calidad a pasar a un modelo de fabricar rápido por terceros y tan solo encargarse del ensamblaje, la contratación de lo que el programa de Al Jazeera describe como empleados de cadenas de comida rápida.

¿Es el 787 Dreamliner seguro? Esa es la única pregunta que se debe responder. Según Boeing y las agencias reguladoras sí, pero los problemas en las baterías ya fueron una gran alarma que provocó la detención de todos estos nuevos aviones, con pocas horas de vuelo en comparación con generaciones anteriores.

Foto portada (cc) Jetstar Airways