Nueve puntos clave de la venta de Iusacell

Nueve puntos clave de la venta de Iusacell

Televisa se queda sin puesto en el mercado de las telecomunicaciones en México con la venta de Iusacell a Grupo Salinas.

Luego de dos años de sociedad a través de Iusacell, el tercer operador móvil más grande en México, Televisa informó que venderá su participación del 50% a Grupo Salinas, por lo que este agente controlará nuevamente el 100% y Televisa se queda sin participación en el mercado de telefonía celular.

La sociedad entre Televisa-Iusacell tuvo siempre diferentes lecturas: la posibilidad de un competidor más fuerte en un servicio dominado por América Móvil, una alianza entre televisoras que podría operar contra la competencia en medios, definición de “bandos” de la guerra de las telecomunicaciones, etc. Independientemente de la opinión, los movimientos entre Grupo Salinas y Televisa en torno a Iusacell despiertan interés público por sus razones y sus implicaciones.

¿Por qué Televisa quiere salir de Iusacell?, ¿cómo se ve ahora el tablero de las comunicaciones?, ¿qué pasará en el corto y mediano plazo? La intención es brindar algunas pistas en esta colaboración.

1.- Televisa se va del mercado móvil

Desde el 2010, Grupo Televisa buscó un socio con el cual ingresar al mercado móvil. En un principio este socio era Nextel, pero la fusión no se concretó. En agosto del 2012 esta incursión tomó forma a través de la autorización por la Comisión Federal de Competencia, que impuso una serie de condiciones para evitar daños a la competencia en otros sectores, como radiodifusión. Con la venta de sus acciones a Grupo Salinas, Televisa “sale” de un mercado donde hay según datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones 102.6 millones de suscripciones, aproximadamente, de las cuales se estima que Iusacell tendría entre el 7-8%.

2.- Pero se consolida en TV restringida

Televisa se mantiene como el actor nacional más grande en servicios de televisión de paga a través de dos plataformas: satelital, DTH, a través de SKY y por cable mediante Cablevisión y empresas que ha ido comprando, como TVI (Cablevisión Monterrey) o más recientemente Cablecom. Aunque se calcula que la participación nacional en el servicio de televisión de paga de Grupo Televisa sobrepasa el 50%, el regulador mexicano, el IFT, no ha emitido regulación asimétrica o reglas “antimonopolio” específicas para este negocio del grupo.

Además, en el sector de telecomunicaciones (telefonía fija/móvil, televisión restringida, acceso a Internet), Televisa “adelgaza” al dejar de tener participación en el 7-8% que tendría Iusacell en términos de suscripciones móviles, pero se queda con las cuentas de servicios de TV de paga. En este sentido, esto lo aleja de ser un actor “preponderante” por sector, pero el IFT comenzará una investigación para resolver si es “dominante” en el servicio de televisión restringida.

3.- Iusacell no valía 6 mil millones de dólares

Ante los rumores de venta total o parcial de Iusacella otros competidores como Telefónica (Movistar en México), surgieron opiniones y cálculos sobre cuánto valdría el operador, llegando incluso a cantidades entre los 4 mil y 6 mil millones de dólares. Según lo reportado por Televisa, recibiría 717 millones de dólares por su 50% de participación en Iusacell, por lo que el valor total del operador no superaría los mil 500 millones de dólares. Por esta transacción Televisa reportará una pérdida en libros por 320 millones de dólares aproximadamente. Vale la pena recordar que en el 2011, Televisa anunció que invertiría en Iusacell mil 600 millones de dólares en un plazo de dos años.

4.- Las obligaciones a la fusión Iusacell-Televisa

Cuando la hoy extinta Comisión Federal de Competencia autorizó esta concentración impuso una serie de obligaciones, entre las que se destacan la licitación de una tercera cadena dentro de los 24 meses siguientes de la fusión, la imposibilidad de hacer ventas de publicidad con criterios discriminatorios, no compartir “directivos” entre ambas empresas para administrar Iusacell, entre otras. Aunque se asuma que por acabarse la fusión se acabaron las medidas, es necesario que el IFT oficialice o deseche este supuesto a través de un acto oficial.

5.- El IFT ante el “reacomodo” del tablero

Además de pronunciarse sobre las medidas que en teoría quedan sin efecto, el IFT debe analizar qué efectos tiene esta operación sobre el tablero general de las telecomunicaciones en México. De esta manera, es su papel estudiar si esta operación daña o favorece a la competencia y qué medidas podría imponer o recomendar a Iusacell en su búsqueda de un nuevo socio. Además, Televisa tiene más incentivos para consolidarse en televisión restringida, por lo que este evento puede concatenarse con la investigación por poder sustancial de mercado que está en puerta.

6.- Iusacell puede atraer a un jugador extranjero

Grupo Salinas ha manifestado que está buscando un nuevo socio para Iusacell que tenga experiencia internacional. Aunque se ha mencionado que Telefónica puede comprar participación en el operador, esta transacción estaría sujeta al juicio del IFT y sobre el efecto que tendría para la competencia. Sin embargo, no se descarta la opción de que otro operador internacional entre al mercado de telecomunicaciones mexicano a través de Iusacell.

 

No obstante, el nuevo socio de Iusacell tendrá que tener claro el potencial de Iusacell, como lo que captan por cliente, así como sus retos, como la pérdida de cuentas telefónicas por portabilidad. De acuerdo con cifras recientes, el ingreso promedio por cliente de Iusacell como expone la Consultora The CIU es de 169 pesos, lo que lo ubica por encima de Telcel (167) y Movistar (84).

Pero de acuerdo con cifras de portabilidad, el operador fue el que más perdió “números” en el último año: de junio del 2013 a junio del 2014 perdió -sin contar a Unefón- 941 mil 14 números a la portabilidad en términos netos (recibidos menos donados). Es decir, suscriptores que estaban con Iusacell decidieron irse a otra compañía. Telcel recibió 1.5 millones y Movistar 330 mil 211 en ese mismo periodo y en los mismos términos.

Comportamiento de portabilidad numérica junio ’13 – junio ’14

7.- Señales mixtas

Mientras que Ricardo Salinas Pliego siempre ha insistido en el potencial de Iusacell y a través de Twitter dio ha dado a entender que mantiene este voto de confianza en la compañía, las “señales” provenientes de Televisa han sido más débiles. De hecho, en su último reporte financiero, Grupo Televisa detalla que su inversión en Iusacell fue de los aspectos que quedaron a deber. Con la venta de su participación, Televisa deja en claro que no quiere seguir en el proyecto de Iusacell, pero Grupo Salinas insiste en el potencial de la firma.

 

8.- No quiere decir que Televisa evitará el mercado móvil en el futuro

Aunque primero el IFT tendrá que concluir su investigación por poder sustancial de mercado en televisión de paga respecto a Televisa, la empresa podría aprovechar su participación en distintos mercados regionales para analizar esquemas para complementar su oferta con alianzas con operadores móviles para ofrecer servicios de 4play, o incluso de adquirir o participar como operador virtual móvil arrendando infraestructura y capacidad.

9.- La experiencia de Azteca en América Latina

Iusacell no es solamente una firma de telefonía móvil, sino una empresa de telecomunicaciones. En México, por ejemplo, ofrece soluciones de redes al sector corporativo. Además, en países de América Latina como Colombia y Perú Azteca ejecuta proyectos de despliegue de infraestructura de fibra óptica. La nueva etapa de Iusacell debe aprovechar esta experiencia para impulsarse como un operador de telecomunicaciones.

En suma, el 2014 muestra cómo se van desarrollando reacomodos en el tablero de las comunicaciones en México. Desde inicios de este año se ha especulado sobre qué sucedería con Iusacell y se manejaron versiones sobre el interés de Televisa de vender su parte en Iusacell. Ciertamente esta acción arroja más luz sobre los planes en el mediano plazo, pero aun falta observar la respuesta regulatoria a este movimiento y cómo las estrategias de Televisa, Grupo Salinas y América Móvil se adecuan a este movimiento que es sin duda uno de los más importantes del año en la industria.