Las vacunas sí funcionan y salvan millones de vidas

Las vacunas sí funcionan y salvan millones de vidas

Las vacunas son, a veces, la única forma de luchar contra los gérmenes.

En el año 2012, en Estados Unidos, se diagnosticaron 38.000 casos de tosferina, una enfermedad causada la bacteria Bordetella pertussis. La mayoría de los afectados fueron niños que no habían sido vacunados. La última vez que ocurrió un brote así fue en 1959. ¿Por qué esos niños no estaban vacunados?

Desde hace varios años los movimientos “anti-vacunas” han difundido mensajes sobre la maldad de las vacunas. A pesar de la gran cantidad de argumentos científicos a su favor, hoy en día muchas personas desconocen cómo funcionan las vacunas e incluso desconfían de ellas.

La gran mayoría de los microorganismos que hay en la naturaleza son “buenos”. Sin embargo, unos pocos, son “malos” y causan enfermedades infecciosas. En países con bajos ingresos económicos, dos de cada tres niños menores de cinco años mueren por patologías que podrían evitarse con las vacunas.

La viruela, un infección que causó millones muertos durante siglos, fue la primera enfermedad erradicada del planeta gracias a la vacunación. La poliomielitis puede ser la segunda. Difteria, rubéola, tétanos, varicela, rabia, hepatitis, gripe, sarampión, fiebre amarilla, tos ferina, tétanos, tuberculosis, rabia, peste, tifus, papiloma, herpes… la incidencia de más de 25 enfermedades infecciosas se han reducido más de un 90% gracias a la vacunación.

Gracias a las vacunas se ha reducido tanto la incidencia de muchas enfermedades infecciosas que puede que, hoy en día, ya no percibimos el riesgo y, por ello, algunos progenitores deciden no vacunar a sus hijos, alarmados además por los posibles efectos secundarios de algunas de ellas.

Es cierto que ninguna vacuna es 100% segura. Pero las vacunas siempre son más seguras que la propia enfermedad de la que protegen. Para algunas enfermedades, son la única herramienta disponible que tenemos para combatirlas.

Los movimientos “anti-vacunas” han provocado que la necesidad de informar a los padres de la importancia de las vacunas para la salud de sus hijos y el conjunto de la población sea, en la actualidad, mayor que nunca.

Un doctor en biología, Ignacio López Goñi, experto en virus y bacterias, ha producido un fantástico vídeo, muy ameno y fácil de entender, que debería disipar las dudas de los padres que aún se plantean si vacunar o no a sus pequeños.