Escáner de última generación revela secretos de las momias del Museo Británico

Escáner de última generación revela secretos de las momias del Museo Británico

Los aparatos utilizados normalmente en revisiones médicas a personas vivas, permitieron conocer detalles de la sociedad que las embalsamó y su pasado.

El Museo Británico de Londres aprovechó los beneficios de la tecnología para descubrir nuevos datos e información inédita sobre ocho de sus 120 momias en exhibición. Con un escáner CT de última generación, los ejemplares pudieron desenvolverse y obtener imágenes nítidas que mostraron detalles como las caries de los dientes, problemas molares, elasticidad de los músculos, tipo de cabello, amuletos que usaban o incluso la forma en que fueron momificados.

independent.co.uk

Las momias son parte de la exposición “Ancient lives, new discoveries” (Vidas antiguas, nuevos descubrimientos), que ofrece a los visitantes ver el interior de los sarcófagos y examinar el estado de los restos con gráficos 3D e imágenes digitales de ejemplares procedentes de Egipto y Sudán, que abarcan un periodo de tiempo de 4.000 años, desde el periodo predinástico a la era cristiana.

La primera momia entró a la colección del museo en 1756, pero hasta ahora ninguna de ellas había sido intervenida para conservarlas en mejor estado. Sin embargo, gracias a los niveles de resolución del escáner y las avanzadas técnicas de visualización, éstas pudieron ser virtualmente desenvueltas, dando paso a grandes descubrimientos tan impensados como el que una de las momias, luego de cientos de años siendo considerada mujer, resultó ser un hombre.

ima-solutions.fr

Asimismo, por medio de esta tecnología se descubrió, por ejemplo, que el embalsamamiento no siempre se desarrollaba de la misma forma, lo que quedó en evidencia al escanear a la momia de un hombre de Tebas. Al respecto, Daniel Antoine, conservador del museo, señaló:

“Hubo un intento de sacar su cerebro, pero durante el proceso una de las herramientas que pasaba a través de la nariz parece que se rompió y, sorprendentemente, todavía sigue alojada en su interior“.

“La tecnología del escáner nos ha permitido ver más de lo que habíamos visto hasta ahora, pero todavía podremos ver más en el futuro. Una de las momias aparece envuelta con un pedazo de piel en el que se ve una inscripción que parece el nombre de un rey. Eso nos diría el período en el que vivió, pero todavía no hemos podido descifrarlo», explican los comisarios de la muestra.