Ello.co, la nueva anti-red social que está de moda

Ello.co, la nueva anti-red social que está de moda

La plataforma se rehúsa a seguir un modelo de negocios donde venden datos personales a empresas para la publicidad.

De vez en cuando, aparece una nueva red social que se pone de moda y atrae a miles de usuarios que buscan escapar de las garras tradicionales de Facebook, Google+ e incluso Tumblr. Hoy es el turno de Ello.co, sitio que salió al aire hace poco más de un mes atrás y que ya tiene a más de un millón de personas en lista de espera.

Porque registrarse en Ello.co no es fácil. Hay que recibir una invitación y según afirman sus creadores, se reciben más de 40.000 solicitudes por hora desde todas partes del mundo. Visitamos el portal y nos encontramos con un diseño plano, simple y carente de grandes características. Sólo un perfil con una línea de tiempo que admite posts de texto y multimedia. Muy al estilo de Tumblr.

Entonces…

¿Qué causa tanta atracción?

Quizás lo más llamativo de Ello.co es su manifiesto. Su declaración de valores. Y su desmarque frente a las políticas de gestión de las redes sociales actuales. Especialmente de Facebook y Google+, quienes últimamente han sido puestos en duda por vender nuestra información a las empresas para generar avisos publicitarios personalizados.

Ello.co dice no ser así. Ello.co es diferente, según su manifiesto:

Tu red social es propiedad de los avisadores.

Cada post que compartes, cada amigo que haces y cada vínculo que presionas es rastreado, grabado y convertido en datos. Los avisadores compran tus datos para mostrarte más publicidad. Tú eres el producto que está siendo comprado y vendido.

Creemos que hay un mejor camino. Creemos en la audacia. Creemos en la belleza, la simplicidad y la transparencia. Creemos que la gente que hace cosas y la gente que las usa, deberían estar en sociedad.

Creemos que una red social puede ser una herramienta para el empoderamiento. No una herramienta para engañar, persuadir y manipular, sino que un lugar para conectarse, crear y celebrar la vida.

Tú no eres un producto.

Frente a tal discurso, muy poca gente quedó indiferente. Son millones los interesados y entre ellos, quienes buscan la libertad en redes sociales han sido los principales impulsores de esta iniciativa.

Por ejemplo, la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) recientemente migró en forma masiva a Ello.co, luego de un caso icónico donde Facebook prohibió a un grupo de tranformistas utilizar sus nombres artísticos en la red social. Y les suspendieron sus cuentas en Facebook, así que dicha cofradía se movió en masa hacia el nuevo portal como medida de apoyo.

El modelo de negocios de Ello.co

El proyecto suena bien en el papel, pero existe una variable importante a tomar en consideración para saber si Ello.co será (o no) una red social exitosa en el mediano y largo plazo: el factor económico. Según su co-fundador Paul Budnitz, las cosas son así:

Queremos probar que la publicidad no es el único camino para hacer dinero en Internet. Lo que está arruinando Internet y creando todos los problemas de recolección de datos y privacidad, tiene que ver con la publicidad como el modelo de Internet.

Así que dentro de su política en contra de la publicidad, además de no vender nuestros datos, tampoco quieren colocar banners u otra clase de avisos comerciales en el sitio. Y esto es un problema, ya que mantener una red social con millones de usuarios a nivel mundial cuesta mucho dinero.

Por el momento, el sitio está recibiendo fondos desde inversionistas privados. De hecho, su último ingreso fue a partir de una recolección gestionada por FreshTracks Capital, llegando al orden de los USD$435.000 por única vez. Pero este dinero se agotará eventualmente y Ello.co necesita de un plan de negocios a largo plazo para mantenerse con vida en la industria.

Así que se propone una nueva solución: cobrar por utilizar características. Casi como un videojuego RPG, la idea sería pedir a los usuarios uno o dos dólares por acceder a funciones como la gestión de dos perfiles desde la misma cuenta. Así, cada vez se irán añadiendo más características de esta clase, cobrando cantidades pequeñas de dinero por ellas.

Según sus fundadores, esto podría dar resultado ya que los montos no son tan elevados como exigir un pago único de una membresía de USD$50 al año, por lo que estaríamos acercándonos más al modelo de las aplicaciones para teléfonos móviles que al sistema tradicional de pagos vía Internet.

La pregunta es si acaso estaremos dispuestos a pagar incluso USD$2 por Ello.co. Hay que preguntarse si la red social de verdad es tan interesante o si de verdad nos importa tanto nuestra privacidad como para que por primera vez, paguemos por ella. Habrá que mirarse al espejo y decidir, porque todos estamos a favor de la privacidad en Internet, pero quizás sea el momento de sacar la billetera y apoyar a quienes luchan por ella.