La eliminación del roaming europeo se podría retrasar

La eliminación del roaming europeo se podría retrasar

La eliminación del roaming ya no tiene fecha prevista y se podría retrasar hasta que las operadoras quieran.

Felicidades a todas las operadoras europeas, porque parece que la eliminación del roaming internacional dentro de la Unión Europea podría sufrir un importante retraso.

El pasado mes de abril se hacía oficial que la Unión Europea pondría límites al cobro por conexión y llamadas fuera del país de contratación pero dentro del territorio de los países miembros. Lo que es lo mismo, si estás en un país europeo, tu operadora no puede cobrarte de forma especial.

La fecha prevista para esta eliminación era diciembre de 2015, en la que todas las operadoras deberían estar listas para que sus clientes hagan uso de sus servicios. Pero las operadoras, ante una evidente mejora de condiciones de sus clientes y en contra de sus cuentas de resultados, se dieron prisa en anunciar que esta regulación de precios y eliminación de roaming europeo afectaría directamente a los clientes ya que tendrían que subir los precios.

La presión de estas grandes empresas está surtiendo efecto, ahora con la presidencia italiana de la Unión Europea, se está planteando el retraso de la fecha de eliminación y que no sea del día a la mañana, si no progresiva.

El borrador del texto que ha presentado la presidencia italiana no marca la fecha que se anunció hace meses, para así contentar a las operadoras y poder negociar una eliminación escalonada.

Una gran semana para las operadoras en Europa.

Concentración de operadoras y presión en Europa

Este es un claro caso del evidente y grandísimo problema que Europa se enfrenta en pocos años, la concentración de operadoras.

Grandes grupos de telecomunicaciones están comprando otros más pequeños, en una estrategia para copiar el modelo actual norteamericano, donde apenas un puñado de operadoras tiene el poder de conexión de cientos de millones de personas.

No solo es peligroso que cinco o seis empresas controlen tantas millones de comunicaciones, la presión de tan poca competencia puede hacer muy lenta la evolución de la tecnología móvil, además de provocar una inevitable fijación de precios para repartirse mejor el mercado. Es ilegal, pero esto ha pasado y sigue pasando en Europa y en el resto del mundo.