El 60% de las aplicaciones fallan en pruebas básicas de privacidad

El 60% de las aplicaciones fallan en pruebas básicas de privacidad

Se consideraron algunos criterios para el estudio; entre ellos la letra pequeña en políticas de privacidad.

Un estudio llevado a cabo por una coalición de funcionarios de 19 países en favor de la privacidad, a cargo de la Red de Control Global de la Privacidad, determinó que de 1.211 aplicaciones, el 60% fallaron en al menos una de algunas pruebas básicas de privacidad.

Para ello, se tomaron en cuenta los siguientes criterios:

  • No revelar detalles de la manera que utiliza la información del usuario.
  • Pedir una cantidad excesiva de datos personales condicional a la descarga de la aplicación.
  • Sus políticas de privacidad en letra pequeña son difíciles de leer en smartphones.

El 31% de las aplicaciones pedían acceder a datos como los contactos y la ubicación del usuario, sin aclarar la manera que dicha información sería utilizada. Un 30% ni siquiera proveía de información acerca de la privacidad.

El 43% de ellas no disponían de políticas de privacidad fáciles de leer en pantallas pequeñas, como en smartphones. Aunque en algunas es posible aplicar zoom – como en el caso de iOS -, se vuelve complicado y menos intuitivo al tener que dar scroll horizontalmente y de manera vertical.

Por ello, se ha planteado considerar a la política de privacidad como un requisito legal e indispensable en las aplicaciones. En EE.UU, esta situación ha tomado fuerza en los últimos dos años, pero lamentablemente no se ha concretado. Mientras tanto, la Unión Europea ha emitido algunos lineamientos  a los desarrolladores para incluirla, sólamente por recomendación.

¿Bastaría con incluir una política de privacidad, como hasta ahora hace la mayoría? Muchos ni siquiera nos atrevemos a leer las políticas de los servicios que utilizamos la mayor parte del tiempo. Con el tiempo, nuestro teléfono se convierte en algo más que una herramienta, llegando a ser una valiosa fuente de información sin que en muchas ocasiones nos demos cuenta.