Consiguen que ratas con parálisis caminen 25 minutos sin fallos

Consiguen que ratas con parálisis caminen 25 minutos sin fallos

La técnica podría mejorar los programas de rehabilitación de personas con lesiones medulares

El vídeo es asombroso. Una rata parapléjica camina con fluidez por una cinta de correr e incluso sube escaleras. Erguida sobre sus patas traseras gracias a un arnés es capaz de desplazarse durante 25 minutos, sin fallos, pese a tener la médula espinal seccionada en dos partes.

Sin embargo, los movimientos del roedor no son voluntarios. Están guiados por dos filos hilos, unos electrodos flexibles que transmiten impulsos eléctricos sobre su médula espinal. Al otro lado de estos hilos están los científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, Suiza, que son los que han logrado el avance.

La técnica, conocida como estimulación eléctrica epidural, consiste en colocar electrodos en la médula, debajo de la lesión, para generar las señales eléctricas que deberían llegar del cerebro si el roedor no tuviese la médula seccionada.

No es una técnica nueva. En 2009, el neurocientífico estadounidense Reggie Edgerton, de la Universidad de California en Los Ángeles, demostró que ratas parapléjicas podían dar pasos más o menos coordinados tras recibir impulsos eléctricos en una médula espinal lesionada.

Este mismo año, el equipo de Edgerton logró que cuatro hombres parapléjicos moviesen voluntariamente sus caderas, tobillos y dedos de los pies gracias a la estimulación eléctrica continua en su médula espinal.

La novedad del estudio suizo consiste en que los investigadores han desarrollado una red de cámaras y un sofisticado algoritmo matemático que monitoriza los movimientos de las ratas. Ésto permite al sistema autorregularse y optimizar los impulsos eléctricos que reciben los roedores para que sus pasos y saltos sean perfectos. Es decir, permite adaptar en tiempo real la marcha de las ratas a los obstáculos que encuentran en su camino.

Los autores del trabajo, publicado en la revista Science Translational Medicine, creen que esta estrategia podría servir en el futuro para mejorar los programas de rehabilitación de personas con lesiones en la médula espinal. Los primeros ensayos clínicos, con personas voluntarias, se realizarán a partir del verano de 2015 si las autoridades suizas los aprueban.

No es el único obstáculo que los científicos tendrán que superar. El éxito en las ratas se ha debido en parte a la inyección de un cóctel de fármacos que facilita la acción de la estimulación eléctrica en las patas paralizadas de los roedores. Estos fármacos aún no están listos para utilizarse en humanos.

El avance forma parte del proyecto europeo NEUWalk, financiado con 9 millones de euros por la Unión Europea y muestra un futuro alentador porque los científicos conocen cada vez mejor cómo aprovechar la función residual que persiste en la médula espinal de muchas personas con parálisis.