125 años de Nintendo

125 años de Nintendo

Desde cartas a juguetes, taxis, hoteles y videojuegos.

Hoy hace 125 años, el 23 de septiembre de 1889, nació Nintendo.

Si bien es cierto que la cultura general asocia a Nintendo con Mario y con tecnología en general, los inicios de la compañía fueron muy diferentes. Su fundador, Fusajiro Yamauchi (abuelo de Hiroshi Yamauchi, fallecido ex-presidente de Nintendo) comenzó el negocio fabricando cartas que se usaban (y se usan aún) para juegos varios.

Nintendo funcionó como tal hasta la década del ’50, cuando empezó a expandir sus operacones con otro negocios: desde juguetes hasta la venta de arroz (!), hoteles (!!) y taxis (!!!). Los juguetes le resultaron algo más exitosos, aún sin generar un impacto tan grande en el rubro como el que tendría más adelante.

En los años ’70 comenzaron las andanzas en lo electrónico, gracia a los esfuerzos de Gunpei Yokoi y un joven Shigeru Miyamoto en cierta “consola” llamada Color-TV que nunca salió de Japón. Pero no fue hasta la Game & Watch cuando Nintendo tendría su primer gran hit en una industria de los videojuegos que en ese entonces daba sus primeros pasos.

Y justo cuando E.T y Atari hacían de las suyas en la industria (no precisamente para bien), Nintendo lanzó en Japón su Family Computer, o Famicom. La máquina sentaría las bases de los juegos en 8-bit y también sería el cimiento de la consola que generó el punto de quiebre en los videojuegos: Nintendo Entertainment System (o NES), la versión americana de Famicom.

Sobre la NES nacieron algunas de las franquicias más importantes de la historia, pero su relevancia fue mucho más allá que un puñado de grandes juegos. La NES se convirtió en un producto deseado y muy popular, que cimentó la expansión de los videojuegos más allá del ambiente arcade. Porque en los ’80 hubo muchas consolas y plataformas varias, pero ninguna tan exitosa como la NES.

De aquí en adelante, Nintendo tomó el camino y la estructura que le conocemos actualmente. Dividió sus consolas en dos formatos (sobremesa y portátil) y el lanzamiento del Game Boy y la Super NES continuó la senda de la NES en cuanto a popularizar sagas y formatos. Más importante aún, moldearon y desarrollaron una filosofía muy especial en lo que respecta a sus juegos propios.

Esa filosofía se ha mantenido hasta la fecha, aún cuando las plataformas subsiguientes tuvieron altos y bajos. El dúo Nintendo 64-Gamecube no se alcanzaron a asentar como sus dos antecesoras (en parte, gracias a la competencia de Sony y sus PlayStation), pero la Wii revirtió eso y se convirtió en un megaéxito de ventas, éxito que no se ha visto replicado por Wii U.

Por el lado portátil, Nintendo solo cuenta éxitos (Virtual Boy a un lado, obviamente). Desde la aparición de la Game Boy hasta la actual Nintendo 3DS ha dominado el segmento sin que sus competidores puedan hacer algo. Y no es que no haya tenido competencia: primero Sega con Game Gear y luego Sony con PSP y Vita. Ambas compañías se quedaron mirando de lejos.

Color TV Game, una de las primeras “consolas” de Nintendo

El éxito de Nintendo y su importancia a la hora de hablar de videojuegos tiene varias perspectivas. Por un lado está haber sido el salvavidas de una industria rota a mediados de los ’80 y de haber dado forma a los videojuegos en formato casero. La NES, sin lugar a dudas, fue la consola que lo cambió todo.

Pero si el hardware de Nintendo ha tenido sus altos y sus bajos, el software que hace Nintendo cuenta otra historia. Porque hasta en sus horas más bajas, incluso en consolas que no se vendían (o no se venden mucho, como la Wii U), los estudios de Nintendo se las han arreglado para producir juegos de la más alta calidad. Nintendo 64 fue el primer gran “fracaso” de Nintendo y aún así fue hogar de títulos como Super Mario 64 u Ocarina of Time, dos juegos fundamentales no solo de Nintendo, sino de la historia.

¿Dónde radica la magia de Nintendo, esa que los sigue manteniendo arriba aún cuando la competencia vende más o saca productos tecnológicamente más avanzados? Es muy difícil explicar. Para algunos se trata de venerar a una compañía que definitivamente dejó su marca (y lo sigue haciendo) en las infancias de quienes crecieron con sus juegos. Para otros, la magia de Nintendo está en hacer las cosas a su manera simplemente por la convicción de que así deben hacerse, independiente de lo que digan las tendencias.

Ya sea con Super Mario Bros. 3, con Pokémon, con Smash Bros o con Wii Sports, Nintendo lleva varias décadas dejando buenos recuerdos en las infancian de los que juegan. Y de seguro lo seguirá haciendo, porque hasta ahora Nintendo ha demostrado ser transversal a generaciones y edades.

Mientras tanto, en Japón siguen fabricando y vendiendo cartas, tal como cuando empezaron en 1889.