Usar tu smartphone en un concierto arruina la experiencia

Usar tu smartphone en un concierto arruina la experiencia

Un estudio demuestra que nuestra memoria se atiene al dispositivo para guardar los recuerdos.

El uso que podemos darle a un smartphone es casi infinito. En él podemos salvaguardar muchas de nuestras experiencias, como algunas situaciones que no podemos darnos el lujo de disfrutar por mucho tiempo porque luego se esfuman. Pero en un concierto y en cualquier situación única tomar fotografías no genera el efecto que muchos queremos, ya que ni siquiera seremos capaces de recuperar lo más importante: el sentimiento.

Fue la doctora Linda Henkel de la Universidad de Fairfield quien publicó un estudio donde destaca el “efecto de deterioro de tomar una fotografía” en un concierto — incluso otras actividades. Lo ridículo es tomar una fotografía con un teléfono inteligente de gran tamaño, ya que al parecer eso puede molestar a más de uno.

Para su argumentación, Henkel envió a un grupo de estudiantes al Museo de Arte Bellarmine en Fairsfield y les pidió que fotografiaran algunos objetos en exhibición. Al día siguiente, los estudiantes sólo fueron capaces de recordar detalles y ubicaciones de objetos que no fotografiaron. Además, tuvieron que recurrir al zoom para conocer aquellos que guardaron en sus memorias.

En sí, el estudio afirma que la persona que dispone de este dispositivo para almacenar sus recuerdos en una fotografía se pierde a detalle del gran espectáculo, a diferencia de quienes se abstienen de estas acciones. “Tan pronto como haces click en la cámara, es como si hubieses externalizado tu memoria,” dijo Helker.

Es como el efecto de Google en nuestra mente, del cual dependemos para ‘recordar’ información, misma que podemos adquirir sin mayor dificultad tecleando en el buscador. Mientras el evento está en curso, el usuario confía a su smartphone todo lo que pasa. Helper adjudica este hecho a lo siguiente:

Cuando nos apoyamos en una memoria externa, mentalmente contamos con la cámara para que recuerde por nosotros.

Si vamos a un concierto, lo único que deseamos es experimentar la vibración de la música a través de nuestro cuerpo, pero somos propensos a presumir nuestras actividades en las redes sociales, principal destino de las fotografías.

Según Henkel, para recordar que estuvimos en un concierto, “tenemos que acceder e interactuar con las fotografías, en lugar de sólo acumularlas.” Algunos cantantes han prohibido el uso de estos dispositivos durante sus conciertos, aunque muchos han recurrido a la violencia.

Estás renunciando a tus recuerdos por un medio imperfecto que no va a sustituir tu vida. Estás dejando de lado algo que nadie más puede tener. — Jeff Tweedy, cantante y compositor.

Ahora lo sabes, si de verdad quieres disfrutar un concierto deja las fotografías para después, no vaya a ser que Tyson Ritter te arruine la ‘memoria’ como hizo con el iPad de un fan en el escenario.