Una breve historia de cómo IBM no ha "simulado la mente"

Una breve historia de cómo IBM no ha "simulado la mente"

No, IBM no ha logrado replicar una mente en un superordenador.

Probablemente hayan leído durante los últimos días que “IBM ha creado un ordenador que emula la mente”, tal vez fue que “IBM logró meter millones de neuronas en el espacio de una estampilla postal”. El internet está de fiesta porque IBM ha dado “un gran paso rumbo a mejorar la inteligencia artificial”.

Lamento informarles que, de nuevo, una combinación de mercadotecnia por parte de IBM, los títulos que solo buscan generar clics y la triste realidad que la mitad de los que usan internet creerían que el papa es un reptiliano si (inserte nombre de su sitio de noticias favorito aquí) lo publicara, porque claramente, en esta época, ¿quién se va a molestar en ver los detalles?

Como esto no es una cacería de brujas, no voy a comentar qué sitio fue uno de los primeros en reportar, en 2011, que IBM estaba trabajando el proyecto “Blue Gene con una joya de artículo llamado “IBM simula el 4.5% del cerebro humano y podría volverte obsoleto para 2019”. Tantas cosas están mal, tan solo en ese encabezado, que no me voy a tomar la molestia de contradecirlo.

La cobertura de “Blue Gene” continuó cuando, en 2013, IBM anunció que tenía un superordenador que funcionaba con “sangre electrónica”.

No soy médico, pero equiparar un sistema de enfriamiento con un tejido conectivo líquido que claramente tiene una función de logística en la distribución y la integración sistemática del organismo me parece una sobresimplificación, una reducción del término para otra nota de prensa. Lo correcto, tal vez, debería haber sido comparar el nuevo sistema de enfriamiento con los vasos sanguíneos, si se quería continuar con la analogía de los sistemas biológicos humanos.

Está bien vender cosas, no hay nada de mala en utilizar analogías para engañar ligeramente al consumidor con palabras rimbombantes y analogías incompletas, per se.

El error radica en creer ciegamente.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=8c1Noq2K96c[/youtube]

No solo IBM está interesada en los cerebros artificiales, Qualcomm ha presentado su proyecto “Zeroth”, un intento por replicar las funciones cerebrales. El proyecto ya ha logrado programar a un robot utilizando aprendizaje dopaminérgico -refuerzo positivo- para buscar cajas blancas en un entorno de cajas coloreadas. ¿Útil? No, pero es un paso hacia algo mayor.

Poniendo a la luz el último avance de IBM, post “Blue Gene”, encontramos que “no utiliza nuevas tecnologías”, todo su misticismo y bombo salen de una “nueva manera de soldar el chip”; vagamente inspirada en la forma en que trabajan las neuronas. Y aquí estoy citando a IBM hablando a través de un elegido con la Revista Nature.

Dharmendra Modha, project leader de IBM Research Dharmendra Modha, project leader de IBM Research

Los detalles técnicos son los siguientes:

El chip es un CMOS con 256 transistores por cluster y “miles de elementos de RAM”. El poder de procesamiento es ridículo comparado con otros chips, pero en vez de tener la RAM a un lado del procesador, esta se encuentra soldada directamente. Eso es el gran avance. La “parte de que simula la mente”, “recrea el cerebro” y “podría reemplazarte” viene de que, en teoría, la parte computacional actúa como neuronas y la RAM como sinapsis.

La inspiración está ahí, este chip podría operar con un voltaje exponencialmente menor al normal, al distribuir el procesamiento entre los diferentes elementos. Pero eso es todo. No hay un gran cambio que nos vaya a dar Inteligencia Articial en seis meses, o nos vaya a hacer entender mejor la mente, aún.

Sí, esto es una queja. No, no es contra ningún sitio o corporación en particular. Es en contra del creernos todo lo que pasa frente a nosotros y contra la tendencia del internet a exagerar las cosas, y sacar los descubrimientos y avances de contexto y me hace pensar: ¿qué pensaría una verdadera inteligencia (artificial) de todo esto?