Twitch ya tiene olor a Google

Twitch ya tiene olor a Google

Los cambios en el servicio están generando no muy buenas vibras entre sus millones de usuarios. Y con justa razón.

Hoy llegaron a la casilla de correo de Niubie dos correos desde Twitch. En el primero, se nos informaba que el archivo de Twitch empezaría a borrarse de forma automática (“muchos petabytes de videos que nadie ve”) y que solo se podrían salvar videos que los usuarios marcaran como highlights; todos los demás, al tacho de la basura.

El segundo indicaba que el servicio estará aplicando un nuevo filtro para cuidar el audio de terceros que aparezca en las transmisiones en vivo. En el caso que se reproduzca una canción que coincida con alguna registrada en el sistema de Audible Magic el audio será silenciado sin más. No solo el de la canción, sino el del video completo.

Además de lo anterior, Twitch cerró Justin.tv después de siete años de funcionamiento. ¿Curioso? En realidad no: todos estos cambios de una u otra manera apestan tienen olor a Google.

Haciendo ficción que realmente no es tan ficción, los cambios generan (o mejor dicho, generarán) nada excepto molestias a todos los usuarios de Twitch. Porque una de las gracias del servicio, para quienes lo utilizan es la relativa libertad que ofrece al momento de comenzar las transmisiones.

Ahora, con estas potenciales “restricciones”, esas libertades se pierden un poco. Qué digo un poco: bastante.

Molestias de autor

Asumiendo que Google está detrás de todas estas “novedades”, todo tiene mucho sentido. Porque Google va de la mano con cuidar los derechos de las grandes compañías (no digo “derechos de autor”, porque a veces los reales autores son los menos favorecidos) y no meterse en problemas. Es más fácil silenciar la grabación de un streaming que complicarse la vida con sus aliados.

Por lo mismo, es válido hacer algunos cuestionamientos. ¿Será el sistema de Audible Magic suficientemente inteligente como para evitar en lo posible los falsos positivos? Un juego como NBA 2K15, por ejemplo, vendrá con una banda sonora seleccionada por Pharrell Williams dentro de los menús y es muy posible que las melodías caigan dentro del filtro. ¿Y qué pasa si el mejor comentario de quién está jugando cae justo encima del último hit de la Wendy Sulca? Será borrado y muteado, porque así son las reglas.

Para quienes transmiten en Twitch, una de las gracias está en no tener que lidiar con filtros, restricciones, entuertos legales, ni nada por el estilo (en estricto rigor sí, pero los términos de uso son bien relajados). Para los desarrolladores y dueños de los derechos de los propios juegos que ahí se muestran, Twitch es un gran aliado a la hora de resaltar detalles que no aparecen en los tráilers. Twitch de alguna forma mantiene vivos los juegos incluso años después, cuando el marketing para un título en particular ya se acabó.

El olor a Google no agrada

Es la comunidad la que hizo a Twitch una compañía de tal valoración, que Google puso sus ojos en ella. Y ahora los usuarios -con algo de razón- están expresando su descontento no por afán de patalear sin motivo (lo que no sería novedad en el mundo de internet), sino porque ya se conocen las prácticas de Google, ya se saben las molestias que todo eso de los filtros genera y también se sabe que todas esas medidas de protección de contenido son bien inútiles en la mayoría de los casos de cara a los intereses de los dueños de los derechos.

Como nunca antes en su historia, Twitch tiene mucho que demostrar, sobre todo a esos que pasan decenas de miles de millones de horas en el servicio. Parece irónico que así sea justo cuando el negociado está por estamparse (al menos públicamente), pero si Google está detrás de todas las novedades del servicio, bien vale preguntarse cuanto tiempo pasará antes que veamos una imagen como la que ilustra este artículo. O iniciar sesión con Google+; eso sí sería tragicómico.

Posdata: justo al cerrar el artículo, recordé este precedente. Un avance de lo que se podría venir.