Turquía: un anfitrión para la gobernanza de Internet con poca legitimidad

Turquía: un anfitrión para la gobernanza de Internet con poca legitimidad

El país albergará la novena edición del Foro sobre Gobernanza de Internet, a pesar de la censura presente en su territorio.

La gobernanza de Internet puede ser entendida como el conjunto de procedimientos y reglas –formales e informales– para administrar los recursos críticos de la red y fomentar su desarrollo. Como tal, comprende un complejo conjunto de temas que involucran aspectos técnicos, económicos, legales y socioculturales.

Uno de los espacios más importantes relacionados con estos temas es el Foro sobre Gobernanza de Internet (Internet Governance Forum, IGF), que se lleva a cabo anualmente en diversas sedes a nivel internacional. La novena edición del IGF tendrá lugar entre el 2 y el 5 de septiembre de este año, en Estambul, Turquía.

Para un par de especialistas turcos, Yaman Akdeniz y Kerem Altiparmak, resulta irónico que este país sea la sede de un foro que busca detonar la discusión en torno a una Internet lo más abierta posible. Sobre todo a raíz de los numerosos bloqueos a diversos servicios basados en Internet, como ocurrió con YouTube y con Twitter, tomando como base algunas disposiciones legales extremas.

Por lo tanto, hemos decidido boicotear el IGF 2014 organizado por el Ministerio de Trasporte y Comunicaciones y coordinado por la Autoridad de Tecnologías de la Información. También confirmamos que no formaremos parte del IGF 2014.

Es difícil precisar el alcance de la intención de Akdeniz y Altiparmak. Sin embargo, la declaración de estos dos ciudadanos turcos invita a reflexionar en torno al modelo de discusión de los temas relacionados con la gobernanza de Internet. Los bloqueos a servicios basados en esta tecnología son una muestra de lo necesario que son el diálogo y el debate alrededor de estos temas.

Si bien la intromisión de los gobiernos suele ser una idea poco aceptada en términos generales, es necesario tener en cuenta que el mejor modelo para la gobernanza de Internet es el que involucra –en condiciones de igualdad– a todas las partes interesadas del ecosistema. Esto incluye a los propios gobiernos, pero también a la sociedad civil, a la academia y a la comunidad técnica.