Los telescopios Magallanes y WISE descubrieron evidencia de nubes de agua fuera del Sistema Solar

Los telescopios Magallanes y WISE descubrieron evidencia de nubes de agua fuera del Sistema Solar

Magallanes confirmó con imágenes infrarrojas.

Ocasionalmente, tienes frente a ti un gran descubrimiento pero no te das cuenta hasta que ha pasado tiempo, y en el caso de muchos experimentos, después de analizar una cantidad exhorbitante de datos. Eso le sucedió al Telescopio WISE de la NASA en algún punto entre el 2010 y el 2011, cuando capturaron imágenes de la enana marrónWISE J0855-0714” (un nombre práctico para archivar pero poco práctico para recitar durante una conversación sobre el agua en el espacio). Y es que resulta que en esa enana marrón se encontraron las primeras evidencias de la existencia de nubes de agua fuera del Sistema Solar.

Esto se confirmó después de tres días de estudios llevados a cabo durante el pasado mes de mayo desde los Telescopios Magallanes en Chile. Se tomaron imágenes infrarrojas y se encontró que los colores que se podían observar coincidían con los que eran predichos por los modelos teóricos.

La razón de estos modelos es que es las enanas marrón han sido estudiadas desde su inicio por la comunidad científica porque, al no tener una estrella cerca como los exoplanetas, son más fáciles de analizar puesto que no tienes que tomar en cuenta emisiones y otros molestos efectos secundarios.

WISE J0855-0714 tiene aproximadamente el tamaño de Júpiter y cerca de tres veces su masa, parece ser parcialmente nublada y es, además, la enana marrón más fría conocida. Ahora se planea tratar de estudiar más de cerca a WISE J0855-0714 con el telescopio espacial James Webb, para confirmar que, además de exoplanetas con vapor de agua, ahora conocemos objetos de masa subestelar con cielos nublados.

Lo que sabemos de las enanas marrón es que son objetos cuya masa no es suficiente para mantener reacciones nucleares continuas de fusión, presentadas teóricamente en 1963 por un astrofísico de origen indio, Shiv Kumar, que en un inicio las llamó enanas negras. La primera confirmación de la existencia de las enanas marrón la lograron un grupo de españoles trabajando en el observatorio del Teide, en Tenerife.