La cámara que la ESA diseñó para grabar el reingreso a la Tierra

La cámara que la ESA diseñó para grabar el reingreso a la Tierra

"Break up camera" grabará sus últimos 20 segundos de existencia mientras cae a 7 km/s hacia la Tierra.

La Break Up Camera (BUC) de la Agencia Espacial Europea es la versión en esteroides de las viejas cámaras desechables que fueron tan populares antes de la fotografía digital. Esta cámara tienen un sólo trabajo: arder, junto con la misión de reabasto a la estación espacial, y capturar los últimos veinte segundos de su existencia.

La BUC se encuentra a bordo del Automated Transfer Vehicle 5 (ATV-5) que llegó ayer a la estación espacial. Esta misión es la última del vehículo y será desintegrado, dentro de seis meses, cuando caiga a través de la atmósfera terrestre. Esto es un procedimiento estándar para deshacerse de satélites y otros vehículos espaciales obsoletos o dañados.

Para capturar el evento la cámara cuenta con un sensor infrarrojo y una caja negra que está envuelta en cerámica, capaz de soportar cerca de 1.500 grados centígrados y almacenar veinte segundos de vídeo. El resto del equipo arderá durante el reingreso y, cuando el sistema detecte que esto ha sucedido, se abrirá un canal de comunicación con los satélites Iridium

Pero establecer el contacto con el satélite será un problema. Encontrar un satélite cuando caes a 7 km/s y estás envuelto en un plasma, que funciona como barrera para impedir la comunicación, no es un problema trivial. Pero para solucionarlo se utilizará una antena unidireccional especialmente diseñada para encontrar una pequeña abertura detrás del revestimiento de cerámica mientras cae.

Esta no es la primera vez que se diseña una cámara para capturar estos momentos, la i-Ball de Japón y la Re-entry Break-up Recorder de la NASA ya lo hicieron, pero sí es la primera vez que se equipa el sistema con un infrarrojos, lo que promete dar las mejores imágenes hasta la fecha.