[metroimage ids=”38-166896,38-166898,38-166899,38-166901,38-166902,38-166903,38-166905,38-166907″ imagesize=”large”]

Invizimals: La Alianza [NB Labs]

Animalitos en realidad aumentada.

Plataforma: PS Vita
Desarrollador: Novarama
Distribuidor: Sony Computer Entertainment

A diferencia de otros juegos del estilo “recolección de criaturas”, Invizimals La Alianza no se puede jugar sentado ni quieto. No. El juego requiere de una buena cantidad de actividad física, léase salir a caminar con la consola y cazar animales invisibles a través de la cámara.

Lo cierto es que, por primera vez, la serie se siente realmente como en casa en una consola; en este caso, la PS Vita. Porque las mecánicas para atrapar a los animalejos utilizan prácticamente todas las funciones “especiales” disponibles. ¿Soplar a la pantalla para apagar una llama? Hecho. ¿Hablarle a un Invizimals para que se quede dormido? Hecho. ¿Mantenerse en silencio? Hecho. ¿Usar los paneles táctiles para mover piezas, o el giroscopio para mantener el equilibrio? Hecho. Hecho. Hecho.

Claramente, Invizimals La Alianza tiene un enfoque muy claro. No hay una aventura explorativa, como en otros juegos del estilo. Por el contrario, la historia se va narrando en secuencias de video con una estética muy de show tipo Disney Channel, con un doblaje al español impecable y plagado de detalles orientados a hacer la experiencia super placentera para los jugadores de menor edad.

En general, prácticamente todas las mecánicas de La Alianza relativas a la realidad aumentada funcionan como se espera. Quizás la única restricción está en la iluminación de la sala -por algún motivo, la cámara de la Vita parece capturar menos luz de la que realmente hay-, donde cualquier sombra o superficie que no se detecte tan fácilmente puede llevar a fallar alguna acción. Fuera de ello, la manera en que se van mezclando los elementos propios del juego -animales, construcciones- con lo que entra por la cámara queda bastante bien.

¿Qué sería de un juego de recolección de criaturas sin lucha, entrenamiento, torneos y demases? Obviamente nada. En ese aspecto, La Alianza ofrece una buena cantidad de opciones y contenido porque son muchos los monstruos animales a conseguir. Lógicamente, las criaturas pueden ser entrenadas, subir de nivel y hasta mutar en otras versiones más escabrosas de sí mismo. También es posible entrar a torneos dentro de la misma historia o bien competir contra otros usuarios en redes locales o a través de PSN.

Lamentablemente, dicha última característica no la pude probar porque nunca encontré rival.

Esto me lleva a reflexionar que el atractivo de Invizimals, dentro de su público objetivo, está más en el formato como tal que en las posibilidades extendidas que el juego puede llegar a ofrecer. Porque La Alianza no se complica con mecánicas tipo RPG o con vastas exploraciones de terreno; por el contrario, siempre se le habla al jugador en segunda persona (“Tu debes ayudarnos”, “Tú debes construir esto”) y el espacio a recorrer la mayor parte del tiempo está limitado a la posición del jugador en su entorno real.

Sin lugar a dudas, Invizimals La Alianza es un juego muy bien cuidado en todo lo que es presentación. Novarama tiene claro su público objetivo y no parece haber malgastado recursos en hacer algo más atractivo dentro de otro segmento. Es muy probable que los más pequeños terminen adorando las mecánicas de juego, los animalitos y las actividades en general, pero no debe confundirse como una “alternativa completa” a Pokémon, porque claramente esos juegos tienen una longevidad y una profundidad mayor.

Invizimals La Alianza está bien construído con unas limitantes muy claras. Aún así, ese límite nunca es un problema ni hace que el juego se sienta como un potencial desperdiciado. Los niños lo agradecerán.


 

¿Qué significa esto?