Reto de la Cubeta de Agua Helada: El fenómeno viral que sí importa

Reto de la Cubeta de Agua Helada: El fenómeno viral que sí importa

Este reto ha servido para crear conciencia sobre la esclerosis lateral amiotrófica.

En el último par de semanas el Reto de la Cubeta de Agua Helada (Ice Bucket Challenge) se ha convertido en un fenómeno de gran impacto viral que podríamos comparar con otros como el Harlem Shake o las mismas selfies que estuvieron de moda después de que Ellen Degeneres se tomó una con varios artistas en la pasada entrega de los Oscar.

El origen de este reto tiene diferentes vertientes pero cuando los familiares y conocidos de Pete Frates realizaron una convivencia masiva el 15 de julio de este año fue cuando tomó notoriedad este hecho.

Pete Frates, otrora atleta que jugó para el equipo de béisbol del Boston College, fue diagnosticado con esclerosis lateral amiotrófica (ELA) en marzo del 2012. Desde aquél entonces, Frates se ha convertido en un activista para crear conciencia alrededor de este mal y promover la investigación que pueda encontrar una cura.

Este reto —que implica tirarse encima una cubeta con agua helada y hielos o, en caso contrario, donar a alguna fundación— ha sido una buena manera de crear conciencia sobre esta enfermedad. La Asociación ALS —organismo sin fines de lucro que recibe donaciones para la investigación y apoyo a pacientes de ELA— ha recaudado más de diez veces el dinero conseguido en el mismo periodo el año pasado.

Es cierto que este movimiento ha desvirtuado su causa en manos de celebridades y personas que solamente quieren notoriedad y capturan solamente el momento de diversión que implica el verse en video muriendo de frío sin siquiera tomarse el tiempo de promover las donaciones a alguna fundación, como bien menciona Steven “Steve-O” Glover en una publicación donde critica esta campaña.

Aun así, por más que se diga que el dinero recaudado es poco tomando en cuenta el poder de convocatoria de las celebridades alrededor del mundo, la atención sobre la ELA en días recientes es resultado de este reto que a primera instancia se mira banal y absurdo pero que, a final de cuentas, cumple con la visión original de Frates.

Esto, señoras y señores, no lo consiguió ni el Harlem Shake, ni las selfies.