Hotel cobra USD$500 de multa a quienes después lo critiquen por Internet

Hotel cobra USD$500 de multa a quienes después lo critiquen por Internet

Si organizas un matrimonio en el hotel y un invitado lo critica negativamente, te descontarán USD$500 del depósito en garantía del evento.

En general se podría decir que en los países latinoamericanos aún no tenemos la saludable costumbre de criticar públicamente la calidad de los lugares donde vamos a gastar nuestro dinero, como tampoco revisar en Internet si el lugar al que vamos tiene críticas positivas o negativas como para modificar nuestra decisión.

Sin embargo, en Estados Unidos es indispensable para que un negocio pueda funcionar con éxito en el tiempo que reciba buenas críticas de sus usuarios en sitios como Yelp o Foursquare. Por ejemplo, en una reciente encuesta a negocios estadounidenses el 79,5% de los participantes aseguraron que si su ranking mejora en una estrella en estos tipos de sitios, pueden esperar como mínimo un 1% de aumento en sus ingresos, y viceversa.

Es por esto que hay una tensión continua en este país entre los proveedores de servicios, y los usuarios que realizan críticas por Internet a los servicios prestados. Cada vez se ven más demandas de negocios o personas con malas críticas a los autores de éstas últimas en Internet. El último caso que ha llamado nuestra atención es el de un hotel de Nueva York que decidió cobrar USD$500 de multa a quienes critiquen en Internet de forma negativa al recinto.

El hotel —de nombre Union Street Guest House— decidió que cada vez que se haga un matrimonio, los novios podrían ser multados por USD$500 si alguno de los invitados realizan una crítica negativa por Internet una vez realizado el evento. “Por Internet“. O sea, potencialmente te podrían multar si un invitado criticó el recinto por Foursquare, Google, TripAdvisor, Yelp o lo que sea. Y no hablamos de letra chica, pues el hotel lo especificó en su propio sitio web:

Como era de esperarse, las reacciones contra el hotel por parte de los usuarios de Internet fue feroz, por lo que el hotel afirmó que “se trató de una broma“, pese a que una crítica negativa de Yelp de hace un par de años atrás relata que sí aplicaron esta política.