El boom de los dominios .tv

El boom de los dominios .tv

La forma en la que consumimos video gracias a la convergencia está provocando un fenómeno interesante.

Si bien un nombre de dominio no es por sí mismo una marca, sí puede estar asociado a ella. Además, un nombre de dominio es una parte importante para cualquier entidad o persona con presencia en Internet, ya que forma parte de su identidad virtual. Así, existió una época en la los dominios con terminación .com tuvieron una inusitada demanda.

En la actualidad, los dominios de nivel superior (Top Level Domain, TLD) tanto genéricos –gTLD– como de código de país –ccTLD– han facilitado el surgimiento de un fenómeno interesante. El mejor ejemplo de ello es el ccTLD .tv perteneciente a Tuvalú, que es utilizado con singular alegría por aquellos que distribuyen contenidos en video a través de Internet, como señala el diario The New York Times.

La prominencia repentina del .tv es la última peculiaridad en una de las historias más inusuales de Internet. En la década de los 90, el sufijo .tv fue asignado a Tuvalú. En el apogeo de la fiebre de oro de Internet, en 1999, una startup llamada DotTV pagó USD $50 millones a Tuvalú por el derecho para vender dominios .tv a otras empresas.

The New York Times añade que la historia no paró ahí, ya que Verisign adquirió a DotTV en 2002. La adquisición otorgó a Verisign la posibilidad de administrar el ccTLD .tv, lo cual se confirmó en 2011 cuando la empresa firmó un acuerdo para conservar los derechos hasta 2021 a cambio de pagar al gobierno de la isla USD $2 millones al año. Así, un TLD destinado a identificar a una nación, fue útil como insignia de un servicio.

Resulta interesante que ante el boom de aplicaciones basadas en Internet, los dominios web sigan siendo tan populares. Uno podría imaginar que, en un futuro no muy lejano, podrían existir suficientes apps como para hacer que nos olvidemos de la tan popular www. Sin embargo, algo tiene la web –compatibilidad, por ejemplo– que la ha hecho una de las aplicaciones basadas en Internet con mayor popularidad desde que se popularizó la red de redes.

Sin embargo, el fenómeno ocurrido con el .tv abre la puerta a un tema que es, en sí mismo, muy interesante: los gTLD de nueva generación. En la actualidad, existen más de 300 gTLD de este tipo, con variaciones tan diversas como .help, .lawyer, .pictures o .link. De esta forma probablemente estemos ante una nueva etapa de Internet donde no bastará con recordar un nombre de dominio y asociarlo a un gTLD como .com, sino que hará falta memorizar a qué tipo de nuevo gTLD hace referencia el nombre en cuestión.

¿Se imaginan entrar a www.fayerwayer.technology en vez de teclear la dirección actual? Díganme anticuado, pero la idea no me seduce.