El anonimato en la red favorecería la misoginia

El anonimato en la red favorecería la misoginia

Si usted es tecnólogo, le ha tocado lidiar con un trol acosador o dos. Sin sorpresas, las mujeres parecen ser las mayores víctimas de este abuso.

No existe caos digital más grande que los foros anónimos. Algo que los usuarios de casi cualquier página que viva en el internet que permita comentarios hemos visto suceder desde hace un buen, buen rato.

Y aunque este hecho está lejos de ser noticia, parece que en el caso del trolleo anónimo existe un sesgo estadístico al contenido misógino. Me refiero a que, de las mil y un cosas que puede comentar un usuario troll, parece es más probable -a fines verificables- que va a publicar alguna sandez machista.

¿Nos convertimos en algo que no somos?

De los mil y un modos que existen para comunicarse con tus superiores, este lunes pasado nos topamos con editoras de Jezebel escribiéndole una carta abierta a Gawker Media, empresa madre de dicha publicación, para discutir su sistema de comentarios que permite el ingreso por usuarios anónimos y el porqué se tienen que aguantar el abuso por parte de los trolls.

¿Con que se topó Gawker? Usuarios abusando sistemáticamente del tema femenil para llevar ataques personales. GIFs con amenazas de violación, mensajes directos y por supuesto, gente que se lo tomó en serio y ya decidió acercarse con los editores mismos. Como periodista transgénero no les puedo arrancar a describir lo mucho que me asustan estas historias. Jezebel anunció que va a cambiar el sistema de comentarios y bloquear la carga de imágenes del total.

Lo más importante acá es la pregunta estructural acerca de cómo se debería de incorporar la responsabilidad del  “aguante al troll” en la descripción laboral. Las editoras de Jezebel están pidiendo que se les dé apoyo por ser maltratadas psicológicamente tal cual si hubieran sido acosadas por un usuario anónimo en su oficina. Por mera empatía, me queda fácil convencerme que tienen la razón.

No olvidemos que al existir una mayoría de “ataques” misóginos no implica que esto sea lo único en existencia. La verdad es, cuando se trata de trolls realmente no hay límite.

Ciencia troll. Más de estas si le dan clic a la imagen.

El apoyo es institucional

Dejando de lado la supuesta fortaleza que se ha de tener para “aguantar el golpe”, los mismos espacios siempre ofrecen varios caminos para pedir apoyo en caso de abuso. Twitter ofrece este formulario en linea para reportar usuarios que se les va la mano, Facebook también. Y créanlo o no, YouTube también maneja un sistema para reportar usuarios abusivos.

Acá en Fayer usamos Disqus, así que si ven a un usuario haciendo de las suyas, aquí es donde lo pueden reportar. O pues ya de plano nos pueden avisar a nosotros los editores, yo por ejemplo estoy disponible en Twitter y siempre al tanto para cualquier tema Betazeta.

Eso sí, en lo que se trata de usar el internet queridos lectores, sean amables. Se dice por acá en mi pueblo que como buen santo, San Enlázaro de la Web lo ve todo y nunca se le olvida nada.