China desarrollará su propio sistema operativo

China desarrollará su propio sistema operativo

Fuentes del gobierno aseguran que el OS podría estar listo en octubre próximo.

Hablando de tecnología, la historia reciente entre China y Estados Unidos ha sido más complicada que una pelea entre Bruce Lee y Chuck Norris. Basta recordar que el gobierno estadounidense acusó a cinco oficiales chinos por realizar ciberespionaje, lo que a su vez provocó que China devolviera la jugada y acusara a Estados Unidos de realizar cibervigilancia “sin escrúpulos”.

Además no han sido pocos los intentos del gobierno chino por desarrollar sistemas operativos que funcionen como alternativas a los que son producidos por empresas estadounidenses como Google, Microsoft o Apple. En abril, por ejemplo, se supo que China estaba desarrollando un sistema operativo basado en Linux, desarrollado con la intención de sustituir a Windows XP.

Si a esto le sumamos los llamados para dejar de utilizar Windows XP en aquél país y la prohibición para instalar Windows 8 en los equipos del gobierno chino, cobra mucho mayor sentido la noticia del diario The New York Times, que confirma las intenciones del gigante asiático para desarrollar un sistema operativo propio.

De acuerdo con uno de los líderes del proyecto, Ni Guangnan, la intención del gobierno chino es contar con una versión de escritorio para el próximo mes de octubre, para posteriormente poner a disposición de los usuarios una versión para dispositivos móviles:

Esperamos lanzar un sistema operativo de escritorio de fabricación china en octubre apoyando a las tiendas de aplicaciones.

El plan del gobierno chino es que la versión de escritorio sustituya a los desarrollos de firmas extranjeras en un par de años. Para las versiones móviles la expectativa es que los OS extranjeros sean reemplazados por la versión china en un periodo de entre 3 y 5 años.

De este modo, los usuarios chinos estarán a salvo de la vigilancia masiva ejercida por gobiernos extranjeros, aunque nada asegura que el gobierno de su país no utilizará estos desarrollos como una herramienta de control y vigilancia.