Amazon vs. el mundo: cuando eres el dominante, eres el enemigo

Amazon vs. el mundo: cuando eres el dominante, eres el enemigo

Amazon y la disputa por los porcentajes de ganancias lleva al bloqueo de libros y pelíiculas.

Durante este pasado fin de semana, en Amazon han tenido alguna que otra preocupación en lo referente a su disputa con una de las editoras más grandes con las que trabajan. Se trata de Hachette Book Group, una editora que está en una guerra de negociaciones con Amazon al estar en desacuerdo con los precios y porcentajes que Amazon se lleva por cada ebook vendido.

La guerra del ebook no existe, simplemente existe un rey llamado Amazon y un círculo de vasallos que intentan hacer más rentable su pacto con el rey. Es un feudo, un territorio que tiene conquistado una sola empresa y que, quieras o no, al ser el más grande eres el enemigo. Amazon al estar en una disputa comercial con esta editora, ha parado de aceptar ventas anticipadas de sus ebooks y libros de papel, además de hacer más lenta la distribución de pedidos.

Una medida dura y que manda un mensaje directo: No te metas o te aplastaré.

Amazon se ha convertido en un bullie empresarial.

Una organización con más de 900 autores de EE.UU. liderados por el autor Douglas Preston firmaron este pasado fin de semana una carta impresa en diarios como el New York Times pidiendo a los lectores que escriban a Amazon y a Jeff Bezos para que acabe este bloqueo de ventas. Perjudican a los escritores, perjudican a los lectores. Pero ¿perjudica a Amazon? Ellos seguirán haciendo millones de dólares en ventas de libros, solo que durante unas semanas ciertos títulos no estarán disponibles. Esto hace más daño a la editora que a la misma Amazon.

Amazon ha publicado una respuesta al mismo nivel que los editores y autores bastante interesante. Desde su punto de vista Amazon son los mayores afectados ya que están defendiendo un modelo de negocio que abarata el coste del libro, que en realidad el malvado es la editorial que se lleva la mayoría del precio de venta de un libro ya sea electrónico o de papel.

Incluso, de la misma forma que piden escriban a Amazon, piden que escriban al jefe de la editorial para que acaben con su parte de las negociaciones. Es bizarro ver a dos grandes empresas pelear de esta forma por, supuestamente, los lectores.

No olvidemos que tanto Amazon como Apple han sido investigadas y multadas por la fijación de precios de los ebooks, lo cual nos da una idea que en realidad, aquí no hay parte buena, solo un negocio de millones de dólares y marketing, buen marketing: tú eres el lector y tienes que estar a nuestro favor, o en contra.

Disney/Warner contra Amazon

De nuevo, otra disputa donde Amazon no tiene tanto que perder como otros. En este caso es Disney la afectada ante una disputa de la distribuidora Warner. Grandes estrenos de Disney han desaparecido o no pueden ser adquiridos en preventa. Aunque se mantienen en la edición digital para suscriptores de pago en Amazon, la distribución de DVD y de Blu-ray se ha parado.

En este caso ya no estamos hablando de libros donde quizá un mes puede no hacer tanta diferencia, si no de una de las empresas distribuidoras de películas más grande del mundo. Y Amazon sabe que ante una pelea por ver quien  negocia más duro, tienen las de ganar.

El problema está en que en realidad Amazon ya discuta con un autor, con una gran editorial o con una de las mayores distribuidoras del mundo tiene siempre las de ganar, porque son ellos los que tienen el poder de re-distribuir al cliente final sus productos.

En este caso, al ser el dominante, Amazon es el rey al que hay que dar batalla desde tos los puntos posibles e intentar hacer que recapacite y que entienda que tener la posición dominante no da derechos finales. Sobre todo cuando los competidores de Amazon les queda mucho por lograr para estar a su altura.