TechDirt pide apoyo para seguir reportando sobre neutralidad de la red

TechDirt pide apoyo para seguir reportando sobre neutralidad de la red

A cambio, el sitio promete una de las mejores coberturas del tema.

A pesar de que la neutralidad de la red es una de las características esenciales de Internet, hay que admitir que no se trata de un tema popular. Basta con salir a la calle y preguntarle a alguien que esté utilizando algún smartphone conectado a Internet si sabe de qué se trata el tema. Probablemente ni siquiera haya escuchado hablar de él.

Por esto, el sitio TechDirt ha decidido emprender una campaña de financiamiento en Beacon. De acuerdo con su director, Mike Masnick, ha aumentado la necesidad de conocer con más detalle las implicaciones que tiene este tema para el desarrollo de Internet. Sobre todo porque Estados Unidos se encuentra inmerso en un debate cuyo resultado podría transformar por completo a la Internet.

¿Será una plataforma abierta que permita que cualquier persona con una computadora construya el próximo gran servicio de Internet o será tan limitada y fragmentada que únicamente las compañías más ricas podrán participar realmente?

La complejidad de la neutralidad de la red no es menor. En este tema convergen aspectos técnicos, económicos, jurídicos y políticos, lo que provoca que a su vez se divida en pequeños temas, todos ellos relacionados entre sí. Acercarse a la neutralidad de la red sin considerar este escenario puede conducir a conclusiones erróneas.

TechDirt se inserta en este contexto como uno de los medios más relevantes con respecto a la discusión de temas complejos y polémicos. Ya lo mostró cuando SOPA apareció en Estados Unidos y fue crucial para que la Unión Europea discutiera ACTA, una historia que ya sabemos cómo terminó.

Actualmente, en Estados Unidos el debate gira en torno a la posibilidad de que existan vías rápidas para otorgar preferencia a algunos contenidos en Internet. La confusión inducida por los grandes ISP parece estar dando resultado. Sin embargo, no se debe perder de vista que la neutralidad de la red sí acepta mecanismos de ingeniería de tráfico, pero como soluciones excepcionales y, por lo tanto, temporales.

Cualquier otra propuesta sencillamente mataría a una de las características que ha permitido que Internet se expanda como lo ha hecho hasta hoy, lo cual sería terrible para el ecosistema. El debate seguirá vigente en Estados Unidos y, muy probablemente, se expandirá a otras naciones.