[metroimage ids=”38-271948,38-271951,38-271953,38-271957,38-271961,38-271962,38-271963,38-271964,38-271965,38-271966,38-271971,38-271972,38-271973,38-271974,38-271977,38-271978,38-271979,38-271980,38-271985,38-271986,38-271987,38-271988,38-271990,38-271994,38-271995,38-271997,38-271999,38-272000,38-272001,38-272003,38-272008,38-272009,38-272010,38-272011″ imagesize=”large”]

Review Mac Pro [FW Labs]

Probamos el equipo más poderoso de Apple

Mi primer contacto con un Mac Pro fue por ahí de 2005 en la universidad. El área de diseño tenía reservada una zona llena de flamantes Power Mac G5 Cypher, que fueron los últimos equipos PowerPC antes que Apple diera el salto a Intel. En ese tiempo hacíamos apuestas para ver cuánto tiempo pasaba antes que se alentara el equipo por renderear videos, editar fotos en RAW y tener 25 ventanas abiertas del pobremente optimizado Internet Explorer para Mac. La realidad es que nunca lo conseguimos.

Casi diez años después tengo otra oportunidad de sentarme a trabajar con un Mac Pro, y al igual que en ese tiempo, lo he puesto a prueba con algunas tareas exigentes, aunque sin llegar al nivel de un fotógrafo o cineasta. Lo cierto es que han sido las dos semanas más productivas y felices en mucho tiempo no solo por la potencia del equipo, sino por lo práctico y estético que luce en el escritorio.

El nuevo Mac Pro que analizamos, cortesía de Apple México, está configurado con procesador Intel Xeon E5 de 8 núcleos a 3 GHz, 32 GB de RAM, dos tarjetas de video AMD FirePro D700 de 6GB y disco flash de 500GB. Con excepción de las tarjetas de video, esta es la configuración media que puede hacerse en la tienda de Apple y tiene un costo de USD $6.799 (la más alta se eleva a USD $9.599).

A continuación nuestras impresiones.

Diseño

Los puertos se ubican en un panel y aquí encontramos cuatro entradas USB 3.0, seis puertos Thunderbolt 2, dos entradas Ethernet, un puerto HDMI 1.4 y conectores de 3.5mm de entrada y salida de audio. El botón de encendido y el conector a la corriente eléctrica se encuentran en la misma zona y el panel se ilumina de forma automática al mover el equipo para hacer menos tediosa la conexión de nuevos dispositivos.

Junto al panel hay un pequeño botón que se desliza y permite remover la tapa del equipo. Si bien Apple se lleva las palmas por meter tanto poder en un dispositivo tan pequeño, las opciones de personalización que brindaban las versiones anteriores de Mac Pro quedaron reducidas solo a un componente: la memoria RAM.

Al girar el equipo se pueden ver cuatro conectores para la RAM. En nuestro equipo teníamos 4 módulos DDR3 ECC de 1867 MHz los cuales pueden intercambiarse sencillamente, solo tenemos que presionar un botón para liberar el módulo.

En el caso del GPU y el disco duro, Apple optó por conectores dedicados por lo que no podremos cambiarlos como en modelos anteriores. De acuerdo a iFixit que desarmó por completo este equipo, el procesador del Mac Pro no viene soldado por lo que podremos cambiarlo por otro que sea compatible con Socket R (LGA 2011).

Por último el Mac Pro cuenta con un ventilador ubicado en la base del cilindro que enfría y hace circular el aire hacia la parte superior.

Rendimiento

¿Qué se necesita para mermar la experiencia de uso en un Mac Pro? Tener abiertas 60 pestañas en Safari mientras se renderea un video 4K de 2 min con filtros y corrección de color en Final Cut Pro X, a la par que se trabaja en automático sobre un fotografía RAW de 50 MB en Photoshop CC mientras vemos 3 videos Full HD de 1 GB en paralelo.

Honestamente no creo que alguien llegue a hacer esto, sin embargo este equipo está enfocado para uso profesional entre cineastas, músicos, animadores y más, por lo que las necesidades cambiarán. Para medir el rendimiento del Mac Pro ejecutar algunas operaciones básicas con edición de video 4K, fotografía, juegos y algunos benchmarks conocidos.

Edición de video 4K

Aquí utilizamos varios clips de prueba en 4K grabados con una Blackmagic. Seleccionamos 10 clips pequeños de entre 5 y 10 segundos, los editamos en Final Cut Pro X escogiendo una corrección de color en automático, aplicamos gaussian blur a dos clips y transiciones a todos videos.

El tiempo total para renderear un video de 0:57 segundos fue:

Preset

Tiempo Total (segundos)

Tamaño del archivo

Master File (4K, ProRes 4444 XQ)

47

7.8 GB

Master File (4K, .H264)

129

305 MB

Apple Devices (1080p, Best Quality)

102

72 MB

Apple Devices (720p, Best Quality)

59

41.7 MB

Conversión en Handbrake

Handbrake es uno de los programas que aprovecha a fondo los núcleos de tu procesador. La prueba que hicimos fue convertir un archivo de 1 GB MPEG-2 usando el codec .H264 con las opciones por default. El tiempo total de la operación fue de 34.5 segundos.

Photoshop CC y Lightroom

Editar imágenes en RAW fue otra de las pruebas a las que sometimos al Mac Pro. Trabajamos con varios archivos RAW de 50MB sometiéndolos a correcciones básicas como color, balance de blancos, contraste y aplicando diversos filtros. En todo momento trabajamos de manera fluída y sin ralentizaciones.

Luego ejecutamos los benchmarks de diglloyd que ponen a prueba el equipo aplicando ajustes básicos como tamaño de imagen, niveles, curvas, unsharp mask, shadow highlight y gaussian blur. Las tres pruebas generan archivos de diferentes tamaños que van de los 8.4 GB de la más básica a los 56 GB enfocada en equipos como la Mac Pro. A continuación los resultados

Prueba

Tiempo

diglloyd small (8,4 GB)

5,0

diglloyd medium (15,7 GB)

9,0

diglloyd huge (56 GB)

74,3

Juegos

Aunque el Mac Pro no está diseñado para juegos, decidimos probar algunos títulos para comprobar su rendimiento. Los elegidos fueron Tomb Raider, Borderlands 2, Diablo III y Starcraft II: Heart of the Swarm. Los cuatro fueron ejecutados en resolución de 2560 x 1440 pixeles al máximo detalle y en versiones para Mac.

Los cuatro corren bastante bien y en ningún momento sentí necesidad de ajustar los valores. En el caso de Borderlands 2 y Tomb Raider pueden jugarse entre 40 y 60 cuadros por segundo con todos los valores al máximo. El único con benchmark dedicado es Tomb Raider, que marcó un conteo promedio de 47.9 fps con mínimo de 31.6 y máximo de 56 fps.

Con Diablo III y StarCraft II la experiencia es similar, aunque estos juegos no son tan demandantes en cuestión de gráficos. Por último y solo para tener un punto de referencia para compararlo con otros equipos para gamers, el Mac Pro tiene una puntuación de 10735 en la última versión de 3DMark.

Benchmarks

¿Cómo trataron los benchmarks al nuevo Mac Pro? A continuación seleccionamos algunos de los más populares. De aquí destaca la prueba de Disk Speed Test que nos arroja una impresionante velocidad de lectura y escritura cercana a 1 GB.

 

Benchmark

Resultado

Cinebench r15

GPU: 82,61 fps

CPU: 1207 cb  (133 cb single core)

Geekbench

Single-Core: 3605

Multi-Core: 26052

LuxMark 2.1 (CPUs + GPU)

Simple: 36021

Medium: 4669

High: 2563

Unigine Valley (Ultra, 2560 x 1440, 2xAA, fullscreen)

score:905

FPS: 21,6

Blender (BMW cycles render)

58.4 segundos (1920 x 1080, 50%)

357 segundos (2560 x 1440, 100%)

Otras aplicaciones

El Mac Pro fue mi herramienta de trabajo por dos semanas y aparte de las pruebas realizadas pude usar otras aplicaciones como Unity o Xcode. También instalé la versión para Mac del Unreal Engine 4, un motor para desarrollo de juegos que apenas este año fue liberado para la plataforma de Apple.

Unreal Engine es uno de los motores más exigentes en cuanto a requerimientos y el Mac Pro está más que sobrado para trabajar de modo fluído. Teniendo Photoshop, Blender y el editor de Unreal abiertos al mismo tiempo, jamás sentí ralentizaciones.

En general la experiencia de uso del Mac Pro es satisfactoria. En los momentos de mayor exigencia no tuve problemas de ruido o sobrecalentamiento, aunque no recomendaría meter la mano por el orificio superior cuando tienes al procesador trabajando a tope.

Conclusiones

El Mac Pro es un equipo formidable, tanto en diseño como en prestaciones. Es notable el modo en que Apple logró meter tanto poder en un equipo tan pequeño y mantenerlo estable en momentos de exigencia. Tal vez esté limitado en cuestiones de personalización y no se compare con sus antecesores, pero el diseño actual obliga a compactar el resto de opciones.

Si tienes más de USD $10.000 y quieres hacerte de un Mac Pro –aunque no lo necesites– es totalmente recomendable. Tal vez esta frase de JF10 durante la revelación del Mac Pro en WWDC 13 aplique a la perfección:

No somos cineastas -menos en 4K-, tampoco somos fotógrafos, ni músicos profesionales. Pero tal como no somos pilotos de carreras y sí nos gusta ver autos de Fórmula 1, el Mac Pro lanzado hoy merece nuestra admiración.

Lo imperdible

  • Diseño compacto que va bien en tu escritorio
  • El Mac Pro más poderoso a la fecha
  • Puedes jugar Diablo III mientras se se renderea un video

Lo impresentable

  • Pocas opciones para expandir el equipo a futuro
  • Más puertos de expansión no vendrían mal