PlayStation Vita Pets [NB Labs]

PlayStation Vita Pets [NB Labs]

Algo más que solo criar una mascota. Bastante más.

Plataformas: PlayStation Vita
Desarrollador: Spiral House
Distribuidor: Sony Computer Entertainment

De partida, el nombre de PS Vita Pets hace de todo menos invitar a pensar que no es una copia de un juego cualquiera que simule entrenar mascotas en un ambiente virtual. No hay que ser erúdito ni ir muy lejos para darse cuenta que Nintendo lo viene haciendo desde hace un rato y que Pets es la versión Sony de esa propuesta.

El comienzo del juego tampoco es demasiado rimbombante ni nada por el estilo; por el contrario, con bastante calma invita a elegir un perrito de entre varias razas diferentes, todos con su voz propia. Sí, aquí las mascotas le hablan directo al usuario para prácticamente todo. Sea dar una pista de lo que se viene, sea avisar que tienen hambre o que están sucios, o simplemente indicar que hay un objetivo más importante que dar vueltas o perder el tiempo por ahí.

No es hasta unos buenos minutos entrado el juego cuando PS Vita Pets saca a la luz su verdadera cara. Porque Pets no es exactamente un simulador de cuidar mascotas, sino un juego de aventuras bastante bien cuidado justamente al momento de la aventura. Y con una historia, ni más ni menos: recrear las andanzas del Rey Rufus y su perro Cosmos, habitantes de la zona de Castlewood en tiempos anteriores.

Las actividades a realizar son bastante variadas y van desde lo esperable -jugar con la mascota, entrenar sus habilidades, mantenerlo en forma y etcétera- hasta el recorrido por el mapa que tiene un tamaño respetable y que esconde un buen puñado de diferentes actividades. Lo importante e interesante es que hay un espíritu aventurero que se logra plasmar de buena forma en el juego en sí; no solo por la exploración que ofrece el viaje como tal, sino porque las habilidades a entrenar de la mascota sirven para algo tangible y no para simple distracción casual.

Por ejemplo, los portones. Uno de los primeros objetivos importantes dentro del juego es visitar una estatua del antiguo rey en un cementerio. Dicho cementerio está cerrado y para abrirlo el perro debe tener cierta habilidad al menos en nivel 2. Lo normal será llegar a ese lugar por primera vez y darse cuenta que no es posible avanzar, lo que implica obligatoriamente volver un poco atrás, practicar con el juguete correspondiente y luego seguir adelante.

De ahí en más, la gran mayoría de nuevas habilidades y funciones que se van aprendiendo siempre están directamente relacionados con la siguiente actividad u objetivo; casi siempre, aprender y entrenar nuevas habilidades. También hay por ahí algunos puzzles y rompecabezas a solucionar que en general no revisten mayor dificultad, pero considerando el público objetivo del juego, son suficientes como para mantener la atención del jugador sin causar frustración ni nada por el estilo.

Porque lógicamente, PS Vita Pets está enfocado a los jugadores de menor edad. Y en ese contexto, el juego no solo cumple con creces su objetivo sino que da ese paso extra en cuanto a su presentación general. Hay una buena cantidad de contenido que revisar, ya sea recorrer el mapa solo en un afán explorador o realizar las mil y una actividades presentadas en cada sendero. Olfatear el terreno, desenterrar objetos de mayor o menor utilidad -los más inútiles siempre se pueden canjear por monedas en la tienda- o hasta tomar un objeto cualquiera, esconderlo bajo tierra y dejarle un mensaje a un amigo -via PSN- para que lo encuentre.

PS Vita Pets utiliza algunas de las funciones agregadas de la consola para engrosar su usabilidad, aún cuando es probable que solo algunas terminen usándose de forma frecuente. Es posible dar órdenes a la mascota usando la pantalla táctil o hablando al micrófono; lo segundo es curioso y a la vez funcional, pero al final siempre es más útil deslizar el dedo para hacer que el perrito se siente o se arrastre.

Dentro de las acciones que requieren el táctil, prácticamente todas funcionan como debe ser y no generan mucho contratiempo al aprenderlas o recordarlas después. Eso sí, en ciertos momentos algunas se vuelven algo repetitivas o medio pesadas, sobre todo cuando el fin no es otro que subir de nivel cierta habilidad para poder seguir avanzando dentro de la aventura. Como sea, ese “problema” tiene más que ver con el diseño del juego y no tanto con la forma en que las mecánicas se ejecutan o no.

Lógicamente, PS Vita Pets no está ni remotamente enfocado al usuario promedio de una consola, ese que tiene sobre 18 años y busca otro tipo de diversión en general; intentar recomedar el juego a ese grupo sería bien poco atinado. Pero existe un grupo de usuarios que no deberían tener ningún problema para disfrutarlo desde el principio, desde el momento en que las mascotas están esperando ser adoptadas. De ahí en adelante, Pets cumple su objetivo de forma impecable sin excederse en una propuesta hiper compleja ni tampoco simplificando todo solo porque sí.

Que esté enfocado a un público menor ni significa que tenga que ser vacío o inocuo, algo que parecen haber entendido muy bien en Spiral House.



¿Qué significa esto?