Perfeccionan bioimpresión 3D para hacer vasos sanguíneos artificiales

Perfeccionan bioimpresión 3D para hacer vasos sanguíneos artificiales

Imprimir vasos sanguíneos es el primer gran paso para la fabricación de órganos artificiales.

Nuestro cuerpo posee una gran red de vasos sanguíneos que entrega nutrientes esenciales y elimina desechos nocivos del metabolismo.

Un equipo del Hospital de Mujeres Brigham (BWH) ha logrado avances en la fabricación de vasos sanguíneos mediante la técnica de bioimpresión 3D.

Ali Khademhosseini, ingeniero biomédico y director del Centro de Investigación de Biomateriales e Innovación del BWH dijo:

“La creación de vasos sanguíneos artificiales sigue siendo el desafío fundamental en la ingeniería de tejidos y fabricación de órganos artificailes. Hemos intentado hacer frente a este reto aplicando una estrategia única para la vascularización de sustratos de hidrogel, que combina los avances logrados en las tecnologías de bioimpresión 3D y de fabricación de biomateriales.”

Khademhosseini, junto con otros investigadores, utilizaron una  bioimpresora 3D para construir una plantilla de fibra de agarosa (una molécula a base de azúcar de origen natural) para servir como molde para los vasos sanguíneos .

Luego, se cubre el molde con una sustancia gelatinosa llamada hidrogel, formando un molde sobre el molde, que después se refuerza a través del photocrosslinking, que es una técnica para crear enlaces covalentes entre macromoléculas por fotoinducción

Lo especial de este enfoque, es que las plantillas de fibra impresas en 3D son lo suficientemente resistentes como para poder retirarlas físicamente y crear los canales de los vasos sanguíneos artificiales. Esto evita tener que disolver los soportes-plantilla hechos de azúcar, tal como se hacía hace 2 años.

Khademhosseini y su equipo construyeron redes de microcanales que mostraron diversas características arquitectónicas. También fueron capaces de integrar con éxito estos microcanales funcionales y perfusables dentro de una amplia gama de hidrogeles, tales como: gelatina metacrilada y geles basados en polietilenglicol.

La gelatina metacrilada, literalmente cargada de células, se utilizó para mostrar cómo sus redes vasculares fabricadas servían para mejorar el transporte de material biológico, la viabilidad celular y la diferenciación celular.

Por otra parte, se consiguió formar monocapas endoteliales dentro de los canales fabricados, lo cual es un avance luego de 2 años.

En un futuro próximo, la tecnología de bioimpresión 3D podrá ser utilizada para fabricar tejidos humanos artificiales para trasplantes adaptados a las necesidades de cada paciente. También podrá ser utilizada para desarrollar medicamentos más seguros y eficaces.