No, un científico no creó una cepa de influenza capaz de acabar con la Humanidad

No, un científico no creó una cepa de influenza capaz de acabar con la Humanidad

Los rumores de la (posible) pandemia han sido exagerados.

Seguramente recuerdan la influenza AH1N1 y todo el caos y pánico masivo que causó, particularmente en México. Desde los primeros reportes del brote hasta los aproximadamente 29.669 casos que la OMS anunció como confirmados en 2009. La histeria pasó pero los muertos confirmados se acercaban a los 900 a nivel mundial, principalmente entre niños y ancianos.

Con el paso del tiempo el sistema inmunológico se adaptó y actualmente se le considera una enfermedad relativamente inofensiva. Por eso Yoshihiro Kawaoka es un investigador que está interesado en los cambios genéticos que ha sufrido el H1N1 y para estudiarlo creó una cepa particularmente peligrosa.

Gizmodo reporta que la cepa es capaz de “matar a toda la humanidad”, un estimado bastante optimista para la letalidad del virus y, francamente, exagerado.

Pero lo que sí logró Kawaoka es crear una cepa de influenza de la cual nuestro sistema inmune no nos puede proteger tan fácilmente. El propósito de esto era analizar, bajo condiciones de laboratorio, que regiones específicas del virus podrían permitir que el H1N1, al ser manipuladas, escapara a la inmunidad.

La investigación se llevó a cabo en el Instituto para Investigación del Virus de la Influenza en Madison. Este instituto tiene una acreditación de nivel tres de bioseguridad. Un nivel abajo del máximo, otorgado a laboratorios donde se trabaja con virus que son letales para los humanos y para los cuales no existe tratamiento o vacunas.

Lo que alarmó es que la investigación de Kawaoka se llevó a cabo en un laboratorio de nivel dos, que se aplica a trabajo con patógenos de “riesgo moderado”, señal que confirma que el virus era peligroso pero no capaz de matarnos a todos.

En resumen: sí, un científico creó una cepa de influenza capaz de evadir el sistema inmunológico. No, no creó un virus capaz de destruir la vida sobre la Tierra. Así no funcionan las pandemias, esta fue solamente una mutación, igual que el H1N1 fue una mutación de otro influenzavirus A que es una mutación, a su vez, de un orthomyxoviridae original.

Si nuestro sistema inmunológico no fuera capaz de adaptarse, entonces no tendría caso escribir este artículo porque hubiéramos sucumbido a otras pandemias, no sería agradable y una gran parte de la población podría infectarse, pero los seres humanos tenemos el mal hábito de sobrevivir.

Por otro lado el protocolo de seguridad utilizado ya involucra cámaras aisladas mientras se manipula el virus y “extremo cuidado con instrumentos que están en contacto”. Por el momento aquí no hay nada de que preocuparnos.