México: el gobierno comenzó a liberar datos abiertos

México: el gobierno comenzó a liberar datos abiertos

Este primer paso, que se encuentra en fase de prueba, forma parte de la Política Nacional de Datos Abiertos.

En los meses recientes, el gobierno mexicano se ha encontrado en la mira de los defensores de una Internet abierta, libre y neutral. ¿El motivo? su impulso a los apartados de la nueva ley de telecomunicaciones que eliminan la privacidad de los usuarios de telecomunicaciones móviles y comprometen a la neutralidad de la red.

Sin embargo, hay esfuerzos que se están emprendiendo en paralelo que serán benéficos para el ecosistema de Internet. Uno de ellos es la Estrategia Digital Nacional, un documento oficial que contiene los objetivos principales del gobierno en materia de conectividad y habilidades digitales. Entre sus líneas de acción, contempla la implementación de la Política Nacional de Datos Abiertos.

El objetivo de esta política es abrir todas las bases de datos públicos y así permitir que éstas se conviertan en herramientas que faciliten el crecimiento económico, fortalezcan la competitividad y promuevan la innovación; logrando así una mejor gobernanza para el país.

En abril, la Coordinación de Estrategia Digital Nacional -una entidad dependiente de la Oficina de la Presidencia de la República- convocó a editar en tiempo real el borrador de la política. Durante el tiempo que el borrador se mantuvo abierto a ediciones, participaron más de 1.000 usuarios y se recibieron más de 300 comentarios.

Uno de los resultados de la política es el lanzamiento del sitio de datos abiertos del gobierno federal, en el que -en la versión de prueba- se encuentran los datos de 10 dependencias y entidades. Además de encontrarse en formato abierto, los datos son liberados bajo la licencia Libre Uso MX, especialmente diseñada para la ocasión.

Para mostrar que los datos abiertos tienen un impacto social importante que va más allá de la transparencia y la rendición de cuentas, el sitio ofrece un apartado para conocer distintas historias de éxito. Entre estas encontramos la historia de INEGI fácil y la de Ramo 23, impulsadas por Boris Cuapio y Hugo Osorio, diseñadores mexicanos del estado de Puebla. No es por presumir -OK, sí, un poco-, pero nosotros los conocimos primero.

Esta política es la primera en México abierta a comentarios y construida desde un nuevo paradigma. De acuerdo con el sitio, esta primera versión será evaluada por un Consejo Consultivo, de modo que en los próximos meses existan datos de más dependencias y de distintos sectores.