México considera usar criptodinero como moneda nacional

México considera usar criptodinero como moneda nacional

México busca como generar valor monetario al abandonar identidades burocráticas y respaldar su moneda contra un sistema digital computarizado

Aún con más de 20 años en el TLCAN y más aún como miembro del grupo OECD, México sufre de una mala imagen económica internacional por un sistema monetario que a raíz del rendimiento político actual simplemente sigue devaluando su moneda.

Mucho se ha discutido acerca de un fin potencial al sistema de dinero fiduciario (dinero fiat) por un sistema de respaldo contra metales preciosos -como lo era en los 70s- que además son de alta abundancia en el país; pero ahora nos enteramos que se han iniciado conversaciones para considerar la adopción de un sistema bancario que transformaría el peso mexicano en una criptomonedacomo si fuera bitcoin.

Para nuestras pobres almas que somos parte de la actividad económica mexicana, entre el tequilazo, el nuevo peso, la reversión de las remesas y la situación de seguridad nacional, el buscar retener valor en pesos es un devenir de canas, jalares de cabello y honestamente.. un buen de aguante.

Es quizás por esto que acercarle un tema tan sui generis a la mesa de consideraciones no se topa contra un no rotundo por parte de planeación monetaria del país. El pasado viernes 4 de julio se reunieron miembros del Banco Central de México Banxico con Luis Daniel Beltrán Girón, CEO y Fundador de Microbit, y con José Antonio Rodríguez Reyes, CEO y fundador de Altis, con el fin de presentar la tecnología que constituye bitcoin y en específico, del proyecto Peso Digital.

Un poco de historia

Como estándar internacional, la moneda mexicana es dinero fiduciario. Esto significa que como país te otorgas la capacidad de imprimir dinero, a modo regulado y según sea necesario pero sin obligación alguna de respaldar cada billete impreso contra un peso equivalente en un material precioso como lo es el oro o la plata.

Las dinámicas detrás de este poder son causa-efecto de un sinfín de capacidad económica, millones de movidas en aval político y en mi opinión la herramienta social que nos permitió vivir el explosivo crecimiento de la economía mundial de las ultimas décadas.

Adicional, México nunca se ha puesto a favor de las monedas digitales. En una advertencia pública por parte del Banco de México con fecha de hace tan solo 4 meses se comentó que:

  • No son monedas de curso legal en México, ya que el Banco de México no los emite ni respalda. De igual manera, tampoco son divisas extranjeras porque ninguna autoridad monetaria extranjera los emite ni respalda.
  • En consonancia con lo anterior, no tienen poder liberatorio de obligaciones de pago, por lo que su función como medio de pago no está garantizada toda vez que los comercios y demás personas no están obligados a aceptarlos.
  • El Banco de México no los regula ni supervisa.
  • Las instituciones reguladas del sistema financiero mexicano no están autorizadas ni para usar ni para efectuar operaciones con ellos.

¿Que cambió? El Peso Mexicano, Versión 3 beta

La verdad es que la promesa es inmensa. Dejar la moneda fiduciaria por un sistema más robusto sería tremenda invitación a la inversión internacional.

Hace muy poco se generaron verdaderas oleadas discursivas cuando por parte de México simplemente se mencionó una potencial re-adopción del sistema de respaldo de moneda contra las inmensas reservas de plata que dispone el país. Esta movida sería única a nivel mundial para un país OECD y dejaría un precedente de operativos monetarios en el TLCAN de cuyas repercusiones no hay como predecir que va a suceder.

Pero si se abandonó el estándar del peso, fue por un motivo. El riesgo de adoptar metales preciosos como aval incluye el enriquecimiento innecesario de partidos de poca supervisión estatal (o extranjeros) y el poco control en fluctuación económica del valor de la moneda en caso que varíe la oferta del metal en sí. ¿Recuerdan 007: Goldfinger? El plan de Auric Goldfinger radicaba en explotar Fort Knox y desestabilizar la economía por medio de la desaparición del metal que respalda la moneda.

James Bond: Goldfinger, potencialmente patrocinado por el departamento de economía de la Universidad de Chicago

La idea entonces sería no dar marcha atrás sino adoptar algo nuevo. Bitcoin ofrece un golpe “uno-dos” en rendimiento ya que es sistema que tiene respaldo computacional para la generación monetaria y técnicamente desconecta el riesgo humano de las fluctuaciones en oferta (ojo que nadie ha dicho nada de skynet todavía) pero luego permite la generación de dinero para operación económica nacional. Como económetra (y futuróloga profesional), veo luz en esta propuesta.

Claro, lo que está en discusión es si México estaría dispuesto a descartar -en público- su sistema de regulación monetaria, ehm, manual a cambio un sistema que depende de algoritmos y por ende “este siempre si sería libre de corrupción”.

Que no está de menos el soñar lo que sucedería si el plan llegara a agarrar vuelo. De ser exitoso el peso digital se acabaría demostrando de-facto el potencial de la tecnología bitcoin al resto del mundo y validaría la existencia de las criptomonedas en general.

Se espera que la próxima reunión para discutir este tema se lleve a cabo a mediados de septiembre.