La NASA lanza un nuevo satélite para medir el dióxido de carbono en la atmósfera

La NASA lanza un nuevo satélite para medir el dióxido de carbono en la atmósfera

El OCO-2 estará operativo durante dos años y cubrirá el 80% del espacio terrestre.

Hoy miércoles en Estados Unidos, la NASA realizó con éxito el lanzamiento del cohete Delta 2 con el satélite Orbiting Carbon Observatory-2 (OCO-2) a bordo, el que tendrá como principal misión monitorear los niveles de dióxido de carbono que se encuentran en la atmósfera de la Tierra.

Afortunadamente todo salió bien durante el despacho del Delta 2 hacia el espacio, ya que el año 2009 el cohete Taurus XL falló en su objetivo por lanzar un satélite similar al OCO-2 y cayó estrepitosamente al océano cerca de la Antártida, tras lo cual la NASA volvió a gastar varios años de desarrollo y cerca de USD$468 millones para sacar a flote nuevamente este proyecto.

Y es que la misión del OCO-2 es muy importante: monitorear a 700 kilómetros de la superficie terrestre la cantidad de dióxido de carbono presente en la atmósfera, cubriendo el 80% del planeta siguiendo un órbita polar. Así, podrá verse en un lapso de dos años el proceso de absorción del gas invernadero por los árboles y océanos, sirviendo para estimar el impacto del agente contaminante en nuestra sociedad.