Google pierde apelación ante la Corte Suprema de EE.UU. por Street View

Google pierde apelación ante la Corte Suprema de EE.UU. por Street View

El Tribunal se negó a aceptar una apelación de la empresa, que alega no haber cometido intervenciones telefónicas.

Es difícil negar que Google Street View es una herramienta que nos ha ayudado a llegar a nuestros destinos en muchas ocasiones. También es útil para visitar virtualmente algunos lugares interesantes, como los estadios del mundial de Brasil o el radiotelescopio ALMA. Desafortunadamente, también ha sido utilizado para recolectar datos de algunos usuarios de Internet.

En 2010 se dio a conocer que los autos de Google aprovechaban sus trayectos para recolectar datos de las redes inalámbricas privadas situadas cerca de ellos. Posteriormente se reveló que también recolectaron las ubicaciones de dispositivos inalámbricos como computadoras portátiles y teléfonos inteligentes.

El sistema, desarrollado desde 2007, enfrentó acusaciones en Estados Unidos por haber realizado también intervenciones telefónicas. La empresa fue llevada a juicio, donde ha negado haber incurrido en este abuso. También buscó que la Suprema Corte de ese país admitiera el caso a revisión, buscando retrasar su resolución, pero el New York Times informa que el intento de Google ha sido infructuoso.

Google sostiene que no llevó a cabo escuchas telefónicas como parte de Street View. Su fracaso para convencer a la Suprema Corte para que aceptara su apelación significa que el caso proseguirá en un tribunal de primera instancia.

Mientras el máximo tribunal de Estados Unidos no ofreció detalles acerca de las razones que lo llevaron a desestimar la petición de Google, un portavoz señaló que en la empresa “se encuentran decepcionados” por la decisión de la Suprema Corte. En contraparte, una de las abogadas de los demandantes consideró positiva la decisión del tribunal:

La decisión protege los hogares de los estadounidenses y la correspondencia privada de la intrusión con fines de lucro.

Por lo que parece, la polémica en torno a las conductas abusivas en las que pudo haber incurrido Google está lejos de concluir. Veremos si la compañía insiste en que se trató del desarrollo de un ingeniero en solitario o si recurre a argumentos más creíbles.