Google compra el servicio de música por streaming Songza

Google compra el servicio de música por streaming Songza

La aplicación consiste en colecciones de música curadas por expertos para diversos estados de ánimo o horas del día.

Tal como lo habíamos adelantado a comienzos de junio, Google compró el servicio de música por streaming Songza en una suma aún sin revelar, aunque el periódico New York Post afirmó hace tres semanas atrás que iba a ser una cifra de “unos USD$15 millones o más“.

A diferencia de otros servicios similares de radios en línea como Pandora o Spotify, Songza consiste básicamente en una enorme selección de listas de música curadas por expertos y catalogadas por estados de ánimo, actividades, o el día de la semana o las horas del día.

Por ejemplo, en las mañanas te ofrece música animada o para cantar en la ducha, si es viernes en la tarde te ofrece listas de música bailable, o si es domingo en la tarde te ofrece listas muy relajadas y melancólicas, etcétera.

Google anunció que Songza se mantendrá activo y como una aplicación independiente por ahora, aunque en los próximos meses estarán integrando el servicio de de creación de listas de canciones de Songza a Google Play Music, y quizá a YouTube (Songza también tiene una función de creación de listas de música en base a los parámetros anteriormente nombrados como estado de ánimo).

Hay que señalar que si bien estas características de Songza suenan similares a Beats, la empresa adquirida por Google ha sido la pionera en este campo pues fue fundada en el año 2007, debutando en dispositivos móviles en 2011, alcanzando hoy en día a los 5,5 millones de usuarios activos.

Probablemente Google busca con esta adquisición arreglar un problema que aún no han logrado solucionar tanto en Google Play Music All Access como en sus sugerencias de YouTube: Contenidos curados y correctamente catalogados, pues pese a la capacidad de Google de procesar enormes cantidades de información, catalogar y curar la música es algo muy difícil, pues no responde a los algoritmos de la misma forma que las palabras o imágenes (The Music Genome Project puede tardar hasta 20 minutos en procesar la información de solo una canción).