Gobierno de India destinará USD$1.6 mil millones para startups

Gobierno de India destinará USD$1.6 mil millones para startups

Será destinado principalmente a las empresas de producción de software.

Como parte del presupuesto del año 2014, el gobierno de India anunció que destinará gran parte para las startups, el cual llegaría en forma de capital y préstamos. Por ahora se desconoce la planeación del gobierno para distribuir en los centros de tecnología.

La India se ha presentado ante el mundo por el creciente número de empresas destinadas a la producción de software y que el país no ha pasado de largo.

Es más, para el país asiático, este presupuesto ha sorprendido bastante a la comunidad tecnológica, ya que piensan que la inversión debe ser distribuida en todos los sectores tecnológicos y no enfocarse en uno solo, porque hay otras empresas que se dedican a otro tipo de producción y se han quedado estancadas por la falta de apoyo.

Bangalore es conocida como el “Silicon Valley” de la India, la metrópolis ideal para la incubación de proyectos y en la que gran parte de las startups se han establecido. Ahora existe una nueva posibilidad en la ciudad de Pune, la cual ha reservado empresas de gran reconocimiento en la producción de software, como Druva, y otras como Swipe, en producción de hardware, Incluso, centros de tecnología extranjeros, como TechHub, se han interesado por establecerse en el país.

Anteriormente, el gobierno aportó USD$83 millones tan sólo para la innovación, el cual no aplicaba para las startups. Muchas de ellas se han estancado por ofrecer productos diferentes a los que la mayoría están enfocados, y este es el asunto, porque el gobierno se ha inclinado más por este sector. Probablemente sea el argumento más equivocado, pero estamos ante un gigante tecnológico asiático que espera superar sus expectativas apostando al crecimiento con un gran monto de inversión.

En Latinoamérica existen iniciativas para acelerar los proyectos tecnológicos, pero lamentablemente no existe apoyo y gran consideración por parte del gobierno.

Si bien la mayor parte del capital se proporciona a manera de préstamo, India ha dejado en ridículo cualquier apreciación que pudiésemos tener de los centros tecnológicos de América Latina. España mantiene viva la esperanza de ser potencia en este ramo, pero a expensas de la situación actual, lo mínimo que podemos esperar es que continúen migrando para no quedarse varadas en el proceso de su desarrollo.