El Mundial que no fue mundial

El Mundial que no fue mundial

En un mundo sin fronteras gracias a internet, FIFA se decidió por una cruzada contra el streaming en detrimento de los amantes del fútbol.

“Vídeo no disponible en su área geográfica”. Eso es lo primero que me aparece cuando trato de ver la repetición de un gol mundialista en un diario español desde México. No soy el único. Cientos de miles de personas están sufriendo con las políticas de FIFA sobre los derechos de transmisión de la Copa del Mundo Brasil 2014.

Atrás quedaron las épocas en que el Mundial era un espectáculo abierto. Desde Corea-Japón 2002, los derechos de televisión del torneo se vendieron a la televisión satelital; mas con la masificación del acceso a Internet, parecía haberse abierto una brecha para que toda la gente, sin importar su ubicación, gozara de los partidos.

Por el contrario, la FIFA recrudeció sus medidas. Si uno intenta, por ejemplo, sintonizar a través de la web una narración deportiva en radio (como ESPN) fuera del área geográfica delimitada, será imposible acceder al contenido. Ocurre lo mismo si se intenta ver vía streaming un encuentro; aún si la emisión es legal, las limitaciones por país o región hacen imposible un Mundial mundial.

Esto ha tenido consecuencias variadas: desde disputas legales por los sitios que retransmiten los partidos, hasta otras menos esperadas como el crecimiento de ataques por software malicioso o el despunte de otras plataformas como alternativas. Ésta es la cruzada de FIFA contra el streaming en el Mundial.

Cese y desista… antes de que empiece

FIFA no esperó a que rodara el balón en Brasil para comenzar su batalla. Antes de que arrancara la justa mundialista, el organismo organizador envió una carta a sitios como RojaDirecta.com, pidiéndoles que hicieran todo lo posible para evitar las emisiones ilegales – bajo riesgo de enfrentar acciones legales.

Debido a la naturaleza de su servicio, anticipamos que un gran número de usuarios utilizará continuamente su sitio web para crear, distribuir y/o enlazar a las emisión en directo vía Internet de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014. Queremos asegurarnos que todas las emisiones infractoras serán rápidamente identificados y removidos, sin importar si pueden ser vistas abiertamente o a través de áreas privadas de su sitio.

En la misiva también se solicitó a estos sitios que cooperasen con una persona disponible durante cada partido del Mundial para retirar a los infractores. Así mismo, piden que estas páginas web faciliten a NetResult (el servicio de monitoreo de FIFA) una herramienta para remover al instante las emisiones no autorizadas.

© FIFA vía TorrentFreak

Mano dura contra las webs de streaming

Durante el Mundial, cientos de sitios web han sido señalados por emitir los partidos sin contar con los derechos de transmisión – y otros más están cerca de enfrentar acciones legales por ello.

MarkScan, una empresa que trabaja para BBC, Nokia, HBO y Sony, solicitó a Google al inicio del Mundial que retirara 68 enlaces a sitios de streaming. Afortunadamente, la respuesta de Google fue desoír la petición y mantener las ligas en su buscador.

El sitio IBTimes señala que también han sido acusadas otras páginas que aconsejan legalmente cómo ver partidos vía streaming – entre ellas, sitios reconocidos como The Hollywood Reporter, Variety o la misma The Bleacher Report.

Incluso un artículo de la BBC explicándole a sus lectores cómo mirar los juegos desde su web fue denunciado, en una típica práctica de acusación colectiva.

Pero en otros lados, las denuncias han tenido mejor suerte. En India, la corte de Nueva Delhi determinó la suspensión de acceso a 400 sitios web después de que Multi Screen Media (MSM) –dueña de los derechos de transmisión– se quejara legalmente. Aunque las páginas se encontraban fuera del país, la corte instruyó a los proveedores de servicios de Internet (ISP) a bloquearlos.

Eso no es todo: los sitios bloqueados no sólo fueron aquellos que emitían en directo los partidos; también aquellos que lo hacían en diferido o que tenían vídeos del Mundial para descarga.

Miles de personas no tienen otra forma de acceso al Mundial que los streamings ilegales. Foto: (cc) diskostu

Algunos de los afectados por las restricciones de FIFA están en un área gris. Ese es el caso de Filmon, un servicio en Reino Unido que emite la señal de los canales de TV británicos en Internet –muy parecido a lo que hace Aereo–. Filmon también debió restringir los partidos sólo para personas con IP del país.

También los dispositivos para streaming se han puesto en el ojo del huracán. Aunque los más conocidos son el Apple TV, el Amazon Fire TV o el Google Chromecast, aquellos que han visto un incremento en sus ventas son, principalmente, los fabricados en Asia por marcas como Xiaomi. ¿La razón? Su flexibilidad al estar basados en una distribución de Linux o en Android.

Aunque estos dispositivos permiten conectarse a ciertas apps que emiten transmisiones en vivo, su verdadero potencial se desencadena cuando se les hace jailbreak. Esto ha provocado que en lugares como Hong Kong se haya desatado una auténtica cacería de infractores de derechos de transmisión, quienes usan estos aparatos para sintonizar señales restringidas de pago.

Una oportunidad para el adware

El férreo control de FIFA ha orillado a los aficionados a buscar en sitios web poco confiables, lo que ha resultado en un incremento de las amenazas de seguridad. La firma Kaspersky Lab advierte que hay riesgos considerable en esta actividad.

“Ya que la mayor parte de los encuentros se están transmitiendo en horarios de oficina, muchos fanáticos recurren a la Web para ver sus partidos favoritos en vivo. Sin embargo, los ciberdelincuentes saben que el Mundial representa una gran oportunidad para engañar a la gente, robarle su dinero e infectar sus equipos”, destaca Kaspersky Lab en un comunicado de prensa.

De acuerdo con Dmitry Bestuzhev, Director del Equipo de Investigación y Análisis para Kaspersky Lab América Latina, comenta que una táctica recurrente es que se pide la descarga de un complemento especial. En realidad, lo que se instala es un programa adware que únicamente consumirá los recursos del ordenador.

Si bien Kaspersky Lab no considera al adware como un malware por sí mismo, quien lo instala sí se vale de técnicas fraudulentas.

Por esta razón, algunas organizaciones y empresas han optado por permitirle a sus empleados ver los partidos para evitar estas brechas de seguridad.

Si has descargado alguno de estos supuestos complementos en tu PC para ver un juego del Mundial, bueno, te recomiendo que corras un antivirus por si las dudas.

Aún así, el más visto (legal e ilegalmente)

En el partido de Estados Unidos contra Alemania, la aplicación de WatchESPN registró 1.7 millones de vistas simultáneas, rompiendo la marca como el contenido deportivo más visto por streaming –por encima, incluso, de los 1.1 millones del último Super Bowl–.

Al arranque del Mundial, Cisco publicó un estudio en el que preveía que el streaming rompiera récords. No se equivocaron. Al 1 de julio –antes del inicio de los cuartos de final de la Copa del Mundo–, se estima que algunos partidos han tenido hasta medio millón de espectadores a través de emisiones no autorizadas.

Se estima que entre 100.000 y 500.000 personas han visto cada juego del Mundial por streaming ilegal. Foto: (cc) Patricia Oliviera

A pesar de que este torneo ha mostrado la necesidad de la apertura de barreras para este espectáculo global, tanto FIFA como sus allegados insisten en un modelo cerrado. A finales de junio, la firma Viaccess-Orca mandó 2000 solicitudes para retirar streamings ilegales. De todas las peticiones hechas durante el Mundial, la empresa estima que 35% fueron cumplidas antes de que terminara el juego en cuestión.

La campaña también incluyó solicitudes para retirar posts en Facebook y en Twitter que incluyeran enlaces a sitios con emisiones no autorizadas. En este caso, Viaccess-Orca presume que Facebook retiró 51% de las ligas.

Pese a las cifras, el intento es fútil. Entre 100 mil y 500 mil personas han visto cada juego del Mundial a través de streamings no oficiales. Muchos, obligados por la escasa disponibilidad de la oferta legal o limitados por su elevado costo. Juegos como el Rusia – Bélgica superaron los 470 mil espectadores por vías ilegales.

Con la recta final del Mundial en ciernes, vale la pena que FIFA reflexione si el modelo actual de derechos de transmisión corresponde con este mundo globalizado; si la restricción de área geográfica es compatible con una audiencia desea ser partícipe de la fiesta del fútbol desde su computadora en cualquier rincón del planeta.

Porque, lo quiera o no FIFA, éste será el Mundial más visto en línea – sea por las vías legales o no. De ellos dependerá si Rusia 2018 también tiene que pasar por un VPN o una emisión alterna.