[metroimage ids=”38-271699,38-271703,38-271708,38-271712,38-271715,38-271718″ imagesize=”large”]

EE.UU acusa a empresario chino por ciberespionaje de aviación

Dos implicados se habrían encargado de filtrar toda la información, que habría sido vendida a empresas del país asiático.

El mundo ya tiene suficiente con las constantes declaraciones de ambos países, tampoco EE.UU y su actuación y el gran trabajo que ha hecho la NSA en el ciberespionaje, pero esta vez el gobierno de Obama volvió a hacerlo. Su Bin, ciudadano chino residente en Canadá y dueño de la compañía de aviación Lode Tech, es acusado de participar junto a dos hackers de obtener información de contratistas de la milicia de aviación del país norteamericano.

Entre 2009 y 2013, habría conseguido hasta 65 GB de información para el beneficio de su empresa y, supuestamente, venderlo a otras compañías pertenecientes al Estado chino. La mayor parte contiene información de proyectos relacionados con la aviación militar, como el avión de transporte militar Boeing C-17 y los jets de combate estadounidenses F-22 y F-35, de los más avanzados de su clase, entre otros proyectos.

Es información realmente muy sensible, que para EE.UU representa un fracaso de la seguridad cibernética del país, por lo cual desea aplicar rigurosamente la ley y averiguar si hubo participación directa del gobierno de China o simplemente se trataba de una conspiración para el beneficio económico del empresario.

Marc Raimondi, portavoz del Departamento de Defensa, hizo hincapié en el esfuerzo del gobierno por apabullar al cibercrimen, aclarando que seguirán empleando todas las herramientas que su “gobierno posee para fortalecer la seguridad cibernética y confrontar el cibercrimen.” Si con esto se refiere a la práctica de la NSA, cualquiera podría comprometer su situación, sin importar cual sea la causa.

Hace un par de meses, EE.UU acusó a China de ciberespionaje para el beneficio de las empresas residentes en el gigante asiático, llegando a un extremo económico más amplio por la filtración de información de empresas relacionadas con la práctica nuclear. En esta ocasión, ningún involucrado vaticina con dicha acusación.

Fotos (cc) Christopher Ebdon, (Dominio Público) MSgt Jeremy Lock, (cc) Mark Jones Jr.