EA Access como alternativa, ¿el futuro de los videojuegos? [NB Opinión]

EA Access como alternativa, ¿el futuro de los videojuegos? [NB Opinión]

Si el modelo convive con el mercado más tradicional, la alternativa sería interesante.

Hola, somos EA y vamos a ofrecer acceso a algunos juegos en Xbox One por una módica suma mensual.

El modelo se me hace coherente. Mal que mal, durante toda la generación pasada la industria fue avanzando hacia la distribución digital de contenidos y el esquema se termino por asentar casi por completo con el establecimiento definitivo de Steam y las plataformas propietarias de Xbox y PlayStation. Entonces, el paso actual (“juegos como servicio”) es el lógico.

Es imposible no pensar en otras industrias que han hecho lo mismo antes, y con éxito. Si de televisión y cine se trata, existe Netflix y es un monstruo al que pocos le hacen asco. Si miramos hacia la música, oferta es todavía más amplia con Spotify, Deezer y todos sus sucedáneos.

Tanto Netflix como Spotify, además, conviven sin prácticamente ningún problema con la venta de física de música (esta última en decadencia hace rato, pero aún vigente) y de películas en Blu-ray y similares que igual venden lo suyo cuando se estrenan.

Lo anterior da para pensar que en los juegos de video es válido, al menos, hacer el intento de ofrecer algo similar; ahí están PlayStation Plus o Xbox Live, aunque con aristas diferentes dadas por el paywall y que las hacen, antes que una opción, una “sugerencia” de Sony y Microsoft para quienes quieran jugar en línea.

La cuestión es: ¿Tiene EA la fuerza suficiente para dar el salto?

En primera instancia, la oferta de EA Access es muy accesible (valga la redundancia) dado su precio. Juegos clase FIFA o Battlefield tienen el suficiente aliento como para mantenerse vigentes por un buen tiempo gracias a su multijugador -o en el caso de FIFA, el Ultimate Team-, por lo que para los jugadores más dedicados, la oferta permite ahorrar una buena cantidad de dólares.

Sin embargo, hay dos cosas que deben al menos considerarse. Primero, que EA Access nunca será Netflix mientras no sea una marca independiente a los productos que ofrece. O sea, Netflix tiene películas de Warner y de Dreamworks, series de AMC y Sony, shows infantiles de Disney y Nickelodeon. Y EA no va a ofrecer productos de Activision, por cuestiones obvias.

Segundo, es que para que esto sea realmente atractivo el catálogo debe brillar. Y EA no tiene una cartera tan importante como para atraer a gente más allá de sus tres franquicias principales, dos de las cuales ni siquiera van a tener su lanzamiento anual (Need for Speed y Battlefield).

Pienso, honestamente, que un sistema como el de EA Access conviviendo con el mercado tradicional (venta de productos ya sea en formato físico o digital) podría existir sin problemas siempre, pero también pienso que ninguna marca tiene la capacidad (léase: catálogo) para tomar por asalto el mercado mirándose a ellas mismas. Ya existen PS Plus y Xbox Live ofreciendo unos pocos juegos de acceso semi-libre y sin distinguir etiqueta, y aún así lejos de las restricciones del multijugador esos servicios tendrían una aceptación muy diferente a la actual.